LOGIN
Inicio Internacional Volkswagen negó tener relación con el avión venezolano-iraní retenido en Argentina

Volkswagen negó tener relación con el avión venezolano-iraní retenido en Argentina

by Noticias al Despertar

El juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena rechazó esta noche el habeas corpus que presentó un abogado en favor de los cinco iraníes que el lunes pasado llegaron al país en un Boeing 747 de bandera venezolana.

El magistrado consideró que no hay vigente ninguna medida ni amenaza real de restricción de su libertad (es decir, podrían salir -pero no en el avión- si se les devolviese los pasaportes).

Villena dio validez a las actuaciones de la Dirección Nacional de Migraciones, que el miércoles pasado, cuando el Jumbo fracasó en su intento de volar a Montevideo para reaprovisionarse de combustible y proseguir viaje, les retuvo el pasaporte y les dio un permiso provisorio de estancia en Buenos Aires hasta tanto se termine de dilucidar el real alcance de la finalidad del viaje de la aeronave, que partió desde México hacia Ezeiza con una carga de autopartes para una de las principales automotrices de la Argentina.

Sin embargo, ayer la empresa Volkswagen negó en un comunicado tener relación con ese material retenido. El recurso había sido representado por el abogado Rafael Resnick Brenner en nombre de los 14 venezolanos que llegaron en el avión. El juez ordenó que se abra una nueva y rápida investigación judicial sobre el episodio.

Por la presencia de iraníes a bordo de un avión de carga venezolano la oposición no solo presentó una denuncia penal. Legisladores de Juntos por el Cambio preparan una batería de pedidos que ingresarán a partir de hoy en la Cámara de Diputados. Exigirán una reunión de urgencia de la bicameral de inteligencia y solicitarán información al Ministerio de Seguridad, Migraciones y la AFI.

Y hay un punto que diputados de la oposición quieren aclarar: tienen la sospecha que había al menos 10 pasajeros más que los 14 venezolanos y cinco iraníes identificados en ese Boeing 747 que aterrizó el martes en Ezeiza, luego de una escala efectuada un día antes en Córdoba por la niebla que afectó las operaciones.

Por ahora, nadie quiere ponerle JP1 al gigante: Estados Unidos impone sanciones a toda aquella empresa con sede o filiales en su territorio que comercie o facilite operaciones de empresas o países que estén en su “lista negra”. Emtrasur (operadora de cargas de la aerolínea venezolana Coviasa) y el Quds, grupo especial de las fuerzas revolucionarias de Irán, están en esa lista.

Mediante un comunicado, la AMIA y la DAIA le exigieron al Gobierno que esclarezca la retención del avión venezolano, vinculado a la compañía iraní Mahan Air. También pidieron por una investigación “exhaustiva y detallada” sobre los tripulantes.

“La retención en nuestro país de un avión operado por la empresa venezolana Emtrasur, y vinculado a la compañía iraní Mahan Air, sancionada por los Estados Unidos por sus vínculos con actividades terroristas, constituye un hecho que debe ser esclarecido con urgencia por las autoridades nacionales”, dice el primer párrafo del texto.

También, las organizaciones más grandes de la comunidad judía en Argentina, le pidieron al Gobierno Nacional información “exhaustiva y detallada sobre el listado de tripulantes que viajaban en la mencionada aeronave y los motivos de su paso por el país” y recordaron los atentados del 17 de marzo de 1992 contra la embajada de Israel y del 18 de julio de 1994 contra la AMIA.

“Resulta pertinente exigir a los organismos de control a cargo que brinden, con celeridad y precisión, la información requerida y los resultados de la investigación que se está llevando a cabo, ante un hecho que despertó sospechas y confusión”, finaliza el comunicado. En las últimas horas las autoridades del Aeropuerto de Ezeiza inmovilizaron un avión venezolano que fue sancionado por los Estados Unidos y le secuestró el pasaporte a 12 venezolanos y cinco iraníes que iban a bordo. 

Se trata de un Boeing 747 Dreamliner propio de la empresa Emtrasur, que había aterrizado el lunes pasado en el aeropuerto de Córdoba, debido a la neblina que azotaba a la Ciudad de Buenos Aires y alrededores.

Sin embargo, una vez arribado en Ezeiza, fue recibido por la PSA, además de por la Aduana, la Policía Federal y la Dirección de Migraciones.

Las fuerzas llevaron a cabo el procedimiento, a raíz de información suministrada por inteligencia de varias agencias mundiales.

Desde la oposición ya lanzaron sus sospechas y preguntaron por las maniobras de la aeronave, que voló entre Buenos Aires y Córdoba con el transponder apagado, como si no quisiera ser localizado.

Se detalló además que el avión “transportaba autopartes para una empresa automotriz, se revisó la carga varias veces, pero no se encontró nada extraño y fue liberada”.

A pesar de ello, algunas de las cinco personas con nacionalidad iraní fueron conectadas con presuntos nexos con las Fuerzas Quds.

Dicha Fuerza responde a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, que se especializa en guerra asimétrica, además de operaciones de inteligencia militar.

Al mismo tiempo, son los responsables de realizar actividades fuera de las fronteras de Irán.

El antecedente de algo similar data de 2011, cuando un avión militar de los Estados Unidos fue demorado también en el citado Aeropuerto de Ezeiza.

En aquella ocasión, tras una denuncia del Gobierno de la entonces presidenta Cristina Kirchner, el avión en cuestión, un C-17 de la Fuerza Aérea norteamericana, había intentado traficar armas y equipos de espionaje simulando su accionar como si estuvieran destinados a un curso de entrenamiento policial.

Podria Gustarte