LOGIN
Inicio Internacional Nueva evidencia muestra cómo soldados rusos ejecutaron a civiles en Bucha

Nueva evidencia muestra cómo soldados rusos ejecutaron a civiles en Bucha

by Noticias al Despertar

Los videos y el testimonio de testigos presenciales proporcionaron evidencia de que las tropas rusas ejecutaron a ocho hombres ucranianos en el suburbio de Bucha en Kiev, implicándolos en un posible crimen de guerra, The New York Times reportado Jueves.

Es la última vez que se vería a los hombres con vida: en dos videos, paracaidistas rusos los conducen a punta de pistola por una calle en Bucha, un suburbio de Kiev. Algunos de los cautivos ucranianos están encorvados, sujetando los cinturones de los que tienen delante. Otros tienen las manos sobre la cabeza. “Camina a la derecha, perra”, les ordena uno de los soldados.

Los videos, filmados el 4 de marzo por una cámara de seguridad y un testigo en una casa cercana y obtenidos por The New York Times, son la evidencia más clara hasta el momento de que los hombres estaban bajo la custodia de las tropas rusas minutos antes de ser ejecutados.

“Los rehenes están tirados allí, contra la cerca”, dice la persona que filma el video. Cuenta: “Uno, dos, tres, seguro, cuatro, cinco, seis…” En total, nueve personas están detenidas.

Los hombres se ven obligados a tirarse al suelo, incluido uno que lleva una distintiva sudadera con capucha azul brillante.  El vídeo termina. Pero ocho testigos contaron a The Times lo que sucedió a continuación. Los soldados llevaron a los hombres detrás de un edificio de oficinas cercano que los rusos habían ocupado y convirtieron en una base improvisada. Hubo disparos. Los cautivos no regresaron.

Un video de un dron filmado un día después, el 5 de marzo, también obtenido exclusivamente por The Times, es la primera evidencia visual que confirma los relatos de los testigos presenciales. Mostraba los cadáveres tirados en el suelo al costado del edificio de oficinas en 144 Yablunska Street mientras dos soldados rusos montaban guardia junto a ellos. Entre los cuerpos, se veía un destello azul brillante: el cautivo con la sudadera azul.

Una fotografía de los cuerpos de los hombres ejecutados tendidos en un patio, algunos con las manos atadas, se encontraba entre una serie de imágenes que atrajeron la atención mundial a principios de abril después de que las fuerzas rusas se retiraran de Bucha. Los líderes rusos en los niveles más altos han negado repetidamente haber actuado mal en Bucha y describieron las imágenes como una “provocación y una falsificación”.

Pero una investigación de una semana realizada por The Times proporciona nueva evidencia, incluidos los tres videos, de que los paracaidistas rusos reunieron y ejecutaron intencionalmente a los hombres fotografiados en el patio, lo que implica directamente a estas fuerzas en un probable crimen de guerra. Los ministerios de Asuntos Exteriores y Defensa de Rusia no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre los hallazgos de The Times.

Para descubrir qué les sucedió a estos hombres, The Times pasó semanas en Bucha entrevistando a un sobreviviente, testigos, médicos forenses y funcionarios policiales y militares. Los reporteros recopilaron videos inéditos del día de la ejecución, algunas de las únicas pruebas hasta el momento para rastrear los movimientos finales de las víctimas.

The Times revisó las redes sociales en busca de informes de personas desaparecidas, habló con los familiares de las víctimas y, por primera vez, identificó a todos los hombres ejecutados y por qué la mayoría de ellos fueron atacados.

Eran esposos y padres, trabajadores de tiendas de comestibles y fábricas que vivían vidas normales de civiles antes de la guerra. Pero con las restricciones para que los hombres abandonen el país, junto con la determinación de proteger a sus comunidades, la mayoría de los hombres se unieron a varias fuerzas de defensa en los días previos a su muerte. Casi todos vivían a poca distancia del patio en el que más tarde yacerían sus cuerpos.

Bucha

Los soldados rusos entraron por primera vez en Bucha a fines de febrero, días después de que comenzara la guerra, mientras avanzaban hacia Kiev. Las fuerzas ucranianas estaban listas para ellos. Devastaron a los paracaidistas rusos al frente de la columna en una emboscada.

Los avisos de muerte y las entrevistas con prisioneros rusos publicados por un YouTuber ucraniano indican que al menos dos unidades de paracaidistas, los Regimientos de Asalto Aerotransportado 104 y 234, sufrieron pérdidas.

Los rusos se retiraron y se reagruparon antes de regresar el 3 de marzo, dirigiéndose a la calle Yablunska, una larga vía que atraviesa la ciudad. Las imágenes de la cámara de seguridad obtenidas por The Times muestran que los soldados, como los que fueron emboscados a fines de febrero, eran paracaidistas.

El video los muestra conduciendo vehículos, como los diseños BMD-2, BMD-3 y BMD-4, que son utilizados casi exclusivamente por las Fuerzas Aerotransportadas de Rusia, según expertos del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos y el Instituto Real de Servicios Unidos.

Los paracaidistas patrullaron el área, realizaron búsquedas casa por casa y operaron dentro y fuera del 144 de la calle Yablunska, un edificio de oficinas de cuatro pisos que los rusos convirtieron en una base y un hospital de campaña.

A unos 300 metros de esa base, en el número 31 de la calle Yablunska, Ivan Skyba, un constructor de 43 años, y otros cinco combatientes se encontraban en un puesto de control improvisado cuando regresaron los rusos. Tenían una granada, chalecos antibalas y un rifle entre ellos, dijo Skyba a The Times.

Advirtieron por radio que los rusos estaban de regreso en Bucha y se dirigían hacia ellos, se escondieron en la casa al lado del puesto de control, junto con el dueño de la casa, Valera Kotenko, de 53 años, que había estado trayendo té y café a los combatientes, dijo Skyba.

A ellos se unieron más tarde otros dos luchadores, Andriy Dvornikov y Denys Rudenko, el hombre que vestía un buzo azul en el video. Mientras los nueve hombres se escondían, enviaron mensajes de texto y llamaron a sus seres queridos. Rudenko le envió un mensaje a su mejor amigo diciendo que estaban atrapados. “No llames. Marcaré más tarde”, escribió.

Los hombres se refugiaron allí durante la noche. En la mañana del 4 de marzo, se dieron cuenta de que era imposible escapar. “Estamos rodeados”, escribió Rudenko a su amigo. “Por ahora nos estamos escondiendo. Están disparando desde vehículos blindados y de grueso calibre”.

Anatoliy Prykhidko, Andriy Matviychuk, Andriy Verbovyi y Denys Rudenko. Fila inferior, de izquierda a derecha: Andriy Dvornikov, Svyatoslav Turovskyi, Valera Kotenko y Vitaliy Karpenko.

Dvornikov, un repartidor, llamó a su esposa, Yulia Truba, a las 10.20 de la mañana, le dijo al Times. “No podemos salir. Llamaré cuando llame”, dijo, antes de decirle que borre todos sus mensajes y que se prepare para evacuar. “Te amo”, dijo.

Alrededor de una hora más tarde, los soldados rusos que realizaban registros encontraron a los hombres y obligaron a los nueve, incluido el propietario, a salir de la casa a punta de pistola, dijo Skyba. Los soldados registraron a los hombres en busca de tatuajes que pudieran indicar afiliación militar y obligaron a algunos de ellos a quitarse las chaquetas de invierno y los zapatos. Luego los acompañaron a la base rusa en el 144 de la calle Yablunska.

Lo que sucedió a continuación fue descripto a los reporteros del Times por Skyba y siete testigos civiles a quienes las fuerzas rusas también rodearon de las casas vecinas y los retuvieron en patios grupales separados de los combatientes cautivos.

Los testigos dijeron que vieron al grupo de cautivos en el estacionamiento frente a la base rusa con las camisas sobre sus cabezas. Yura Razhik, de 57 años, que vive frente al edificio de oficinas, dijo que algunos tenían las manos atadas.

Los soldados rusos los obligaron a arrodillarse y luego le dispararon a uno de los hombres, Vitaliy Karpenko, de 28 años, casi de inmediato, dijo Skyba. Razhik dijo que también fue testigo del tiroteo.

Skyba y otro cautivo, Andriy Verbovyi, luego fueron llevados al interior del edificio, dijo, donde fueron interrogados y golpeados antes de que Verbovyi fuera baleado y asesinado. Los soldados llevaron a Skyba de regreso al estacionamiento, donde los otros guardias del puesto de control aún estaban retenidos.

En un momento, uno de los guardias del puesto de control les confesó a los rusos que eran combatientes, dijo Skyba, y ese hombre finalmente fue liberado. Ahora está siendo investigado por las autoridades ucranianas, según un comandante militar local e investigadores; un documento del gobierno visto por The Times especifica que es por “alta traición”.

Los soldados debatieron qué hacer con los hombres restantes. “Desháganse de ellos, pero no aquí, para que sus cuerpos no estén tirados”, dijo uno, según Skyba.

Dos soldados rusos llevaron a Skyba y a los cautivos restantes a un patio al costado del edificio, donde yacía el cuerpo de otro hombre muerto, dijo Skyba. The Times identificó a ese hombre como Andriy Matviychuk, de 37 años, otro luchador que desapareció un día antes. Le dispararon en la cabeza, según su certificado de defunción.

Entonces sonaron disparos

Dos soldados rusos llevaron a Skyba y a los cautivos restantes a un patio al costado del edificio, donde yacía el cuerpo de otro hombre muerto, dijo Skyba. The Times identificó a ese hombre como Andriy Matviychuk, de 37 años, otro luchador que desapareció un día antes. Le dispararon en la cabeza, según su certificado de defunción.

Razhik y otros testigos detenidos fuera del edificio de oficinas vieron a los soldados llevar a los cautivos fuera de la vista, dijeron. Entonces sonaron disparos. “Me dispararon y me caí. La bala entró en mi costado”, dijo Skyba. Las fotos que compartió de sus heridas muestran una herida de entrada y salida en el lado izquierdo de su abdomen. Un médico en Bucha que trató su lesión y un informe médico revisado por The Times confirmó la lesión. “Me caí y fingí estar muerto”, dijo. “No me moví y no respiré. Hacía frío afuera y se podía ver el aliento de la gente”.

Skyba yacía allí mientras los soldados disparaban otra ráfaga a los hombres heridos que aún se movían. Esperó unos 15 minutos hasta que ya no pudo escuchar las voces de los soldados. Luego corrió. Tetyana Chmut, cuyo jardín bordea el patio en el número 144 de la calle Yablunska, estaba entre los residentes retenidos y luego liberados por los rusos, junto con su familia. Cuando la señora Chmut salió corriendo de su casa para refugiarse en el sótano de un vecino más tarde el 4 de marzo, vio los cuerpos tirados en el patio. Una vecina de la señora Chmut, Marina Chorna, vio los cuerpos dos días después cuando salió de su sótano después de que se fueran las tropas rusas que ocupaban su casa. Los cuerpos de los hombres asesinados en el estacionamiento y dentro del edificio fueron llevados al patio y, junto con las otras seis víctimas, permanecerían allí durante casi un mes.

Cuatro semanas más tarde, después de que las fuerzas rusas se retiraran de Bucha, los reporteros del Times visitaron el lugar de las ejecuciones. La pared y los escalones del edificio estaban perforados por agujeros de bala.

En el otro lado del patio, esparcidos a unos metros de donde yacían los cuerpos, se gastaron casquillos de cartuchos 7.62x54R, utilizados en las ametralladoras de la serie PK de diseño soviético y rifles de francotirador Dragunov comúnmente utilizados por las tropas rusas. The Times también encontró una bala 7.62x54R sin disparar dentro del edificio. Otra evidencia dejada por los rusos apunta a dos unidades específicas de paracaidistas que pueden haber ocupado el edificio. Los albaranes de cajas de armas y municiones enumeran las Unidades 32515 y 74268, correspondientes respectivamente a los Regimientos de Asalto Aerotransportado 104 y 234. Ambas unidades sufrieron grandes pérdidas durante el primer intento ruso de ingresar a Bucha en febrero.

Los investigadores del Servicio de Seguridad de Ucrania, o SBU, también proporcionaron a The Times una imagen de un parche recuperado del interior del edificio con el emblema del 104º Regimiento y una lista de soldados rusos recuperados del edificio. Al buscar en los sitios web de las redes sociales rusas y otras bases de datos el nombre de cada soldado,

The Times descubrió que al menos cinco de los soldados nombrados tenían vínculos aparentes con el 104° Regimiento. Otros publicaron imágenes de ellos mismos sosteniendo banderas de paracaidistas o vistiendo uniformes de paracaidistas. Algunos enumeraron su ubicación como Pskov, la ciudad que es la sede de los regimientos 104 y 234.

La ejecución de los combatientes capturados y del propietario de la casa en Bucha “es el tipo de incidente que podría convertirse en un caso sólido para el enjuiciamiento por crímenes de guerra”, dijo Stephen Rapp, exembajador general de Estados Unidos para asuntos de crímenes de guerra.

Los cautivos, habiendo sido desarmados y detenidos por los rusos, estaban “fuera de combate”, según las leyes de la guerra, dijo Rapp. Según las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja, dichas leyes implican que los presos deben ser tratados con humanidad y protegidos del maltrato en todas las circunstancias.

Además de los soldados que dispararon contra los hombres, sus comandantes podrían ser acusados ​​si sabían de los asesinatos y no actuaban para prevenir o castigar la conducta, dijo Rapp.

El 4 de marzo, luego de que los hombres dejaran de contestar llamadas y mensajes de texto, sus hermanos, esposas, madres y amigos comenzaron una agonizante búsqueda de ellos. Las fuerzas rusas patrullaban las calles de Bucha, por lo que los familiares se conectaron en línea y suplicaron información en las redes sociales.

“Mi sobrino Denys (con gorra y anteojos) dejó de responder hace tres días”, escribió en Facebook Valentina Butenko, la tía de Rudenko. “¿Alguien sabe algo de él? Ayuda a encontrar a este hombre”, escribió Elena Shyhan con una foto de su esposo, Vitaliy. “Su familia está muy preocupada, pero no perdemos la esperanza”.

Mientras tanto, los cuerpos de los hombres permanecieron en el patio. Una vez que los rusos huyeron casi un mes después, la imagen gráfica de la escena llamó la atención del mundo, y la de las familias que luchaban por encontrar pistas.

Liudmyla Nakonechnaya, la madre de Dvornikov, vio la foto en Facebook. Su comentario decía: “¡Dios mío! ¡Dios mío! ¡Mi querido hijo!”.

La señora Shyhan también vio la imagen. Editó su publicación de semanas antes con una sola línea: “Deja de buscar. Lo hemos encontrado”.

Podria Gustarte