LOGIN
Inicio Internacional 300 personas fueron confinadas durante semanas por las fuerzas rusas en el pueblo de Yahidne

300 personas fueron confinadas durante semanas por las fuerzas rusas en el pueblo de Yahidne

by Noticias al Despertar

Los nombres de los muertos están garabateados en la pared desconchada del sótano de una escuela donde los residentes dicen que más de 300 personas quedaron atrapadas durante semanas por los ocupantes rusos en Yahidne, un pueblo al norte de la capital ucraniana, Kiev.

Halyna Tolochina, miembro del consejo de la aldea, luchó por recuperar la compostura mientras repasaba la lista, garabateada en negro en el yeso a ambos lados de una puerta verde, en la sombría madriguera donde dijo que ella y cientos de personas más estaban confinadas. A la izquierda de la puerta estaban garabateados los siete nombres de personas asesinadas por soldados rusos. A la derecha estaban los 10 nombres de personas que murieron a causa de las duras condiciones en el sótano, dijo.

“Este viejo murió primero”, dijo Tolochina, señalando el nombre de Muzyka D, por Dmytro Muzyka, cuya muerte se registró el 9 de marzo. “Murió en la sala grande, en esta”.

Ella dijo que el cuerpo de Muzyka permaneció durante unos días en una sala de calderas hasta que, durante una pausa en los bombardeos, a algunas personas se les permitió llevar a los muertos para enterrarlos en tumbas excavadas apresuradamente en el cementerio del pueblo.

Siete residentes de Yahidne dijeron que, en total, al menos 20 personas murieron o fueron asesinadas durante la ocupación rusa. Las autoridades ucranianas no han publicado ninguna cifra oficial de muertos.

Reuters dijo que no pudo verificar de forma independiente las cuentas de los aldeanos y que el Kremlin no respondió a las solicitudes de comentarios sobre los eventos en Yahidne. Los reporteros vieron una tumba recién excavada en un campo cerca del pueblo y dos cuerpos envueltos en láminas de plástico blanco.

Los relatos de lo que sucedió en la aldea se suman al creciente testimonio de los civiles ucranianos sobre el sufrimiento en las ciudades alrededor de Kiev durante las semanas de ocupación por parte de las fuerzas rusas tras la invasión lanzada el 24 de febrero.

La última víctima registrada en las paredes del sótano, Nadiya Budchenko, murió el 28 de marzo, dijo Tolochina, dos días antes de que las tropas rusas se retiraran de la aldea cuando se detuvo su avance hacia Kiev.

Además de aquellos, en su mayoría ancianos, que murieron de agotamiento en las condiciones sofocantes y hacinadas, Tolochina nombró a otros que dijo que fueron asesinados por soldados rusos, incluidos Viktor Shevchenko y su hermano Anatolii, conocido como Tolya.

“Este fue enterrado en el patio”, dijo, señalando el nombre Shevchenko V. “Y este, dijeron que está allí [enterrado en el pueblo], en algún lugar”, dijo, señalando el nombre Shevchenko T, cuyo cuerpo no ha sido recuperado.

Otros seis residentes, quienes corroboraron el relato de Tolochina y describieron estar recluidos en las habitaciones de concreto desnudo del sótano, con unos 60 niños, poca comida o agua, sin electricidad y sin baños.

Las autoridades ucranianas han acusado a Rusia de crímenes de guerra, luego del descubrimiento de fosas comunes en ciudades alrededor de Kiev, como Bucha y Motyzhyn, y el descubrimiento de cuerpos con las manos atadas y con disparos en la cabeza.

Rusia ha negado las acusaciones de ejecuciones extrajudiciales, tortura y abuso de civiles.

El Kremlin ha dicho que sus fuerzas no están atacando a civiles y acusó a las autoridades ucranianas y a Occidente de fabricar pruebas.

Saqueo

Dos de los aldeanos entrevistados dijeron al principio que algunas tropas rusas, que llegaron a principios de marzo, se portaron bien, se ofrecieron a compartir sus raciones y expresaron sorpresa por la apariencia próspera de la aldea. Pero otros comenzaron a saquear de inmediato.

“Comenzaron a saquear, se llevaron todo lo que pudieron”, dijo Petro Hlystun, de 71 años, que presenció la escena. “Había una linterna encendida, una tableta que mi hijo trajo de Polonia. Se lo llevaron todo”.

El 5 de marzo, los aldeanos dijeron que se les ordenó ir al sótano de la escuela donde pasarían los próximos 25 días, con solo breves descansos para hacer sus necesidades o estirar las piernas.

Los soldados rusos les dijeron que el confinamiento era para su propia protección, dijeron los aldeanos.

Describieron que compartían cubos como inodoro y se turnaban para dormir en las habitaciones pequeñas y abarrotadas, ya que no había suficiente espacio para que todos se acostaran.

“Era casi imposible respirar”, dijo Olha Meniaylo, una agrónoma que dijo que estaba en el sótano con su hijo de 32 años, su esposa y sus hijos, un bebé de cuatro meses y un niño de 11 años.

Ella dijo que los soldados rusos exigieron una lista de las personas en el sótano para organizar la comida, y ella había contado 360. Otros dos aldeanos dijeron que había más de 300 personas.

“Para los ancianos, era difícil permanecer allí en la oscuridad sin aire fresco, por lo que eran sobre todo los ancianos los que morían”.

Ella dijo que los primeros entierros, de un hombre asesinado por los soldados y cuatro ancianos que murieron en el sótano, se llevaron a cabo el 12 de marzo. Los soldados rusos permitieron que algunos jóvenes cavaran tumbas poco profundas.

“Tan pronto como comenzaron a excavar, hubo bombardeos”, dijo Meniaylo. “La gente que estaba excavando tuvo que acostarse sobre los cadáveres en las tumbas para protegerse de los bombardeos. Mi esposo estaba allí”.

Una mañana, una mujer que tenía una vaca fue escoltada para traer leche para los niños. A otros se les permitió salir ocasionalmente según los caprichos de los soldados rusos. Cuando regresaron a sus hogares, los aldeanos encontraron que se habían llevado de todo, desde televisores hasta ropa interior de mujer.

cuerpos exhumados

No fue hasta que los rusos comenzaron su retirada el 30 de marzo que los atrapados en el sótano se aventuraron a salir permanentemente, dijo Tamara Klymchuk, de 64 años.

“Abrimos la puerta. Salíamos como si hubiéramos nacido de nuevo”.

Yahidne, un pequeño pueblo agrícola de solo cinco calles, había sido un lugar popular para que la gente de la ciudad de la cercana Chernihiv tomara una casa de vacaciones. Ahora es una ruina desolada de casas quemadas esparcidas con equipo militar desechado.

Un tanque abandonado se encuentra oculto frente a la escuela. El ejército, la policía y los técnicos de eliminación de explosivos de Ucrania revisan los restos, exhuman los cuerpos y recuperan las municiones sin explotar.

“Tuvimos una muy buena vida”, dijo Klymchuk, cuyo yerno era Viktor Shevchenko, de 50 años, uno de los dos hermanos que, según los aldeanos, fueron asesinados por soldados rusos. “Nunca pensamos que tal dolor vendría sobre nosotros”.

Viktor, dijo, recibió un disparo el 3 de marzo. Se había quedado para vigilar su casa después de enviar a su esposa y sus dos hijos al sótano de la escuela.

Los soldados rusos les habían dicho a los aldeanos que Viktor vestía un uniforme militar y estaba armado con una escopeta.

Klymchuk no fue testigo del asesinato, pero dijo que vio el cuerpo de Viktor después de que los zapadores exhumaran su cuerpo de una fosa común a pedido de ella una vez que las fuerzas ucranianas recuperaron la ciudad. Estaba vestido con jeans azules y una chaqueta negra, dijo. “Simplemente le dispararon en la cabeza”.

Podria Gustarte