Conecta con nosotros

Ciencia

Megacometa que se dirige al Sol y es 7 veces más grande que una de las lunas de Marte

Publicado

on

En un estudio publicado en el repositorio de preimpresiones arXiv, astrólogos del proyecto de colaboración internacional Dark Energy Survey (DES) reseñan nuevos datos sobre el cometa 2014 UN271, que podría tener hasta 150 km de diámetro, casi siete veces el diámetro de Fobos, satélite de Marte.

Gracias a sucesivos estudios se ha ido precisando el tamaño de ese cuerpo celeste, hasta determinar que su masa es 10 veces superior a la del cometa Hale-Bopp, que fuera bautizado como el ‘Gran Cometa de 1997’.Más sobre este tema

Explican por qué un asteroide tiene cola similar a cometa

El 2014 UN271 no solo sería más grande que la luna de Marte; también superaría al asteroide 55 Pandora y la roca espacial conocida como Arrokoth, según un análisis del astrónomo Will Grater, indica RT. 

El ‘megacometa’ de la Nube de Oort fue descubierto en 2014. Inicialmente fue confundido con un planeta enano, pero posteriormente se descubrió que tenía signos de actividad, tras lo cual fue reclasificado como cometa.

De acuerdo con datos analizados en los últimos años, entre 2014 y 2018 el objeto se desplazó en el cosmos unas 20 a 23 UA (una UA o unidad astronómica es la distancia media entre la Tierra y el Sol). Los astrónomos calculan que llegará a un máximo acercamiento a la Tierra al situarse en la órbita de Saturno, en 2031.

Sigue leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

Señales de radio sugieren la existencia de planetas ocultos

Publicado

on

Por

Este descubrimiento es un paso importante para la radioastronomía y podría potencialmente conducir al hallazgo de planetas en toda la galaxia

Un equipo de astrónomos publicó este lunes un la revista Nature un estudio en el que revelan haber detectado señales de radio provenientes de cuatro estrellas enanas rojas que podrían indicar la presencia en sus órbitas de planetas invisibles para nuestros telescopios.

Hemos descubierto señales de 19 estrellas enanas rojas distantes, cuatro de las cuales se explican mejor por la existencia de planetas que las orbitan, declaró Benjamín Pope, físico de la Universidad de Queensland (Australia). “Este descubrimiento es un paso importante para la radioastronomía y podría potencialmente conducir al hallazgo de planetas en toda la galaxia

Para detectar las señales, los investigadores debieron utilizar el radiotelescopio de baja frecuencia más potente del mundo, situado en Países Bajos, y se inspiraron en fenómenos de nuestro propio sistema solar para realizar la búsqueda.

“Sabemos desde hace mucho tiempo que los planetas de nuestro propio sistema solar emiten poderosas ondas de radio cuando sus campos magnéticos interactúan con el viento solar”, explicó Pope.

En el Sol, no obstante, no se produce un efecto similar, ya que su campo magnético no es lo suficientemente fuerte y las distancias con los planetas que lo orbitan son demasiado grandes, pero las enanas rojas son diferentes. Se trata de estrellas pequeñas y muy antiguas que tienen campos magnéticos mucho más poderosos que los del Sol, así como exoplanetas que podrían hallarse muy cerca de ellas.

El hecho de que se hayan captado señales de radio en cuatro enanas rojas, por lo tanto, podría significar que están siendo orbitadas por cuerpos celestes todavía indetectables mediante los métodos de observación astronómica actuales.

No podemos estar 100 % seguros de que las cuatro estrellas que creemos que tienen planetas son de hecho huéspedes planetarios, pero podemos decir que una interacción planeta-estrella es la mejor explicación a lo que estamos viendo, señaló Pope, quien concluye que, pese a que las observaciones de seguimiento han descartado planetas más masivos que la Tierra (…) no hay nada que diga que un planeta más pequeño no haría esto.

Sigue leyendo

Ciencia

Se trata de un calamar de una especie única que fue vista por primera vez

Publicado

on

Por

Emite luces y es de una belleza increíble

Las tenebrosas profundidades oceánicas no son precisamente acogedoras para las criaturas terrestres. Además de la falta de luz para ver y de aire para respirar, el peso de toda el agua de arriba crea una presión aplastante.

Pero esta parte del mundo sin luz está repleta de vida propia; vida que ha evolucionado para prosperar en estas condiciones, una vida que no se parece a nada que pueda encontrar en las costas más secas, explica Science Alert.

Se trata de una especie única que fue vista por primera vez, gran parte de esta vida, durante gran parte de la historia de la humanidad, ha sido inaccesible. Ha estado ahí abajo, en la penumbra, haciendo lo suyo. Pero la invención relativamente reciente de vehículos submarinos operados a distancia, o ROV, finalmente nos está abriendo los ojos a este mundo oscuro, extraño y silencioso.

Un calamar único

En octubre de 2019, los científicos del Schmidt Ocean Institute, a bordo del barco de investigación Falkor se encontraron con una criatura así mientras pilotaban el ROV SuBastian: un calamar de otro mundo, rara vez visto por los ojos humanos, informa Science Alert.

Este género habita en las profundidades mesopelágicas y batipelágicas inferiores del océano, hasta 4.000 metros de profundidad, casi por completo fuera del alcance de los rayos del sol.

El Planctoteuthis capturado en las raras imágenes (ahora resurgido por el instituto con motivo de su segundo aniversario) se parece muy poco a lo que esperarías que se viera un calamar, informa Science Alert.

Tiene una cola larga y ornamentada con muchos apéndices; por el contrario, sus brazos parecen bastante pequeños. En este individuo, la cola está decorada con largas serpentinas azules y células llamadas iridóforos que brillan cuando el calamar se mueve a través del agua es fosforecente y con luminiscencias, es de una belleza única.

Estos iridóforos son pilas de células muy delgadas que pueden reflejar la luz en diferentes longitudes de onda. Aquí, brillan dorados, reflejando la luz que brilla en los faros del ROV. En las condiciones de penumbra en las que suele vivir el calamar, estas células pueden aprovechar la poca luz que hay disponible para parpadear y destellar, aunque se desconoce el propósito de esto, podría ser para atraer presas, ahuyentar a los depredadores o comunicarse con otros calamares, o tal vez una combinación.

Muchos misterios

Este pequeño y delicado género de calamares se conoce en gran parte por muestras extraídas de las profundidades y dañadas en el proceso. Solo hemos visto a Planctoteuthis vivo en su hábitat natural muy raramente, por lo que hay muchas cosas que no sabemos.

Un calamar de "otro planeta" fue filmado a 4000 metros de profundidad

Por ejemplo, los científicos han encontrado en las muestras características que generalmente solo se ven en calamares juveniles. Esto sugiere que el género podría ser neoténico o lento para madurar. Tampoco sabemos la razón de las colas largas y elaboradas.

Sin embargo, cuando una criatura no se parece a su especie, es muy probable que se parezca a otra cosa. A esto se le llama mimetismo , y en el reino animal a menudo confiere una ventaja para evitar a los depredadores.

Se cree que este Planctoteuthis específico se asemeja a un sifonóforo, un animal compuesto que posee células urticantes y emite luz para atraer a sus presas.

Planctoteuthis podría estar secuestrando la apariencia de un sifonóforo para tratar de atraer presas similares, pero también para repeler a los depredadores que normalmente estarían preocupados de ser picados por un sifonóforo.

A medida que continuamos sumergiéndonos en las profundidades del océano, solo podemos aprender más sobre estos misteriosos calamares. 

Cada expedición trae avistamientos raros que nos cuentan un poco más de este mundo inquietante, hermoso y misterioso.

Sigue leyendo

Ciencia

Alerta de tormenta geomagnética: una llamarada solar llega hoy lunes a la Tierra

Publicado

on

Por

Llega una eyección de masa coronal a la Tierra, con tormentas geomagnéticas de clase G1 a G2 de leves a moderadas

La mancha solar activa AR2882 entró en erupción el sábado 9 de octubre de 2021, produciendo una fuerte llamarada solar de clase M1.6 y una eyección de masa coronal o CME dirigida a la Tierra. Los meteorólogos del tiempo espacial del NWS-NOAA han modelado su  trayectoria y han confirmado que probablemente llegará hoy el 11 de octubre, informa el experto Francisco Martín León en su blog de Meteored.

El impacto podría provocar tormentas geomagnéticas de clase G1 a G2. Si se materializa una tormenta G2 moderadamente fuerte, los observadores del cielo en los Estados Unidos podrían ver auroras tan al sur como una línea que conecta Nueva York con Oregón. Es probable que auroras se encuentren en latitudes altas en Europa, con una pequeña posibilidad de que alcancen latitudes medias, explica el meteorólogo y coordinador de la Revista del Aficionado a la Meteorología (RAM).

Es extremadamente improbable, sin embargo, que podamos ver auroras en España, añade Martín. En condiciones óptimas, podrían hacerse visibles desde latitudes como Tasmania en Australia, Escocia, el sur de Suecia y los estados bálticos. Los estados del norte de los EE. UU. También deben mantenerse alerta a medida que se acercan al anochecer en caso de que tengamos las condiciones esperadas de tormentas geomagnéticas.

Las erupciones solares son explosiones masivas de radiación electromagnética, plasma y partículas cargadas en la atmósfera exterior del Sol que se desencadenan por la repentina liberación de energía almacenada en los campos magnéticos que se producen alrededor de las manchas solares visibles.

Estas son el origen de las tormentas solares, que pueden suponer un peligro para los astronautas, las naves espaciales y los sistemas tecnológicos en tierra, como las redes de energía eléctrica y las radiocomunicaciones.

Primero, se produce la erupción solar. Estas explosiones masivas de radiación electromagnética se producen en las partes activas del sol, donde ocurre la reconexión magnética. En el momento de la erupción solar se pueden observar unas manchas negras en la superficie de la estrella, donde además comienzan los brotes de plasma.

Después, se produce la fulguración solar, que son aquellas radiaciones expulsadas por la estrella que abarcan un gran campo en el espectro. De hecho, pueden constar desde rayos gamma hasta ondas de radio. Estas viajan por todo el ancho del espacio y chocan con los cuerpos más cercanos. Únicamente tardan en llegar a la tierra, y generar sus consecuencias, 8 minutos.

Y la tercera etapa se llama “eyección de masa coronal”, momento en el que se expulsa plasma del sol. Si durante esta eyección, el plasma es expulsado en dirección de la tierra es cuando se pueden causar daños en los satélites y en telecomunicaciones. Sin embargo, ocurre que en la mayoría de los casos la atmósfera terrestre protege la tierra de estas radiaciones.

Sigue leyendo

Trending