Conecta con nosotros

Internacional

TONY BLAIR: La retirada de Estados Unidos es imbécil y les dice a nuestros enemigos que no tenemos intereses o valores que valga la pena defender

Publicado

on

El abandono de Afganistán y su pueblo es trágico, peligroso, innecesario, no en sus intereses ni en los nuestros.

A raíz de la decisión de devolver el país al mismo grupo del que surgió la carnicería del 11 de septiembre, y de una manera que parece casi diseñada para hacer alarde de nuestra humillación, la pregunta que plantean tanto aliados como enemigos es: ¿ha Occidente perdió su voluntad estratégica?

Con eso quiero decir, ¿es capaz de aprender de la experiencia, pensar estratégicamente, definir estratégicamente nuestros intereses y sobre esa base comprometerse estratégicamente? ¿Es “a largo plazo” un concepto que todavía somos capaces de comprender? ¿Es la naturaleza de nuestra política ahora incompatible con la afirmación de nuestro papel de liderazgo global tradicional? Y nos importa

Como líder de nuestro país cuando decidimos unirnos a Estados Unidos para sacar a los talibanes del poder en 2001, y que vio que las grandes esperanzas que teníamos de lo que podíamos lograr para la gente y el mundo se desvanecían bajo el peso de la amarga realidad, lo sé mejor. que para la mayoría, cuán difíciles son las decisiones de liderazgo y cuán fácil es ser crítico y cuán difícil es ser constructivo.

Tony Blair fotografiado dirigiéndose a las tropas británicas en Basora, en el sur de Irak, en mayo de 2003. El abandono de Afganistán y su gente es trágico, peligroso, innecesario, no en sus intereses ni en los nuestros, escribe el ex primer ministro.

Tony Blair fotografiado dirigiéndose a las tropas británicas en Basora, en el sur de Irak, en mayo de 2003. El abandono de Afganistán y su gente es trágico, peligroso, innecesario, no en sus intereses ni en los nuestros, escribe el ex primer ministro. 

Hace veinte años, tras la masacre de 3.000 personas en suelo estadounidense el 11 de septiembre de 2001, el mundo estaba en un estado de confusión. Los ataques fueron organizados fuera de Afganistán por Al Qaeda, un grupo terrorista islamista que recibió protección y asistencia de los talibanes.

Olvidamos esto ahora, pero el mundo giraba sobre su eje. Temíamos más ataques, posiblemente peores. A los talibanes se les dio un ultimátum: ceder el liderazgo de Al Qaeda o ser destituidos del poder.

Ellos rechazaron. Sentimos que no había alternativa más segura para nuestra seguridad que cumplir nuestra palabra. Ofrecimos la perspectiva, respaldada por un compromiso sustancial, de convertir Afganistán de un estado terrorista fallido en una democracia funcional en vías de recuperación. Puede haber sido una ambición fuera de lugar, pero no fue innoble.

No hay duda de que en los años que siguieron cometimos errores, algunos graves. Pero la reacción a nuestros errores ha sido, lamentablemente, más errores.

Hoy nos encontramos en un estado de ánimo que parece considerar el establecimiento de la democracia como una ilusión utópica y la intervención prácticamente de cualquier tipo como una tontería. El mundo ahora no está seguro de dónde se encuentra Occidente porque es tan obvio que la decisión de retirarse de Afganistán no fue impulsada por una gran estrategia sino por la política.

No necesitábamos hacerlo. Elegimos hacerlo. Lo hicimos obedeciendo a un lema político imbécil sobre el fin de ‘las guerras para siempre’, como si nuestro compromiso en 2021 fuera remotamente comparable a nuestro compromiso hace 20 o incluso diez años, en circunstancias en las que el número de tropas había disminuido al mínimo y no El soldado aliado había perdido la vida en combate durante 18 meses.

Lo hicimos sabiendo que, aunque era peor que imperfecto, y aunque inmensamente frágil, hubo avances reales en los últimos 20 años. Y para cualquiera que discuta eso, lea los desgarradores lamentos de todos los sectores de la sociedad afgana sobre lo que temen que ahora se pierda. Mejoras en el nivel de vida, educación, particularmente de las niñas, ganancias en libertad. No es ni de lejos lo que esperábamos o queríamos. Pero no nada. Algo que vale la pena defender. Vale la pena protegerlo.

Nos retiramos porque nuestra política parecía exigirlo. Y esa es la preocupación de nuestros aliados y la fuente de regocijo en aquellos que nos desean el mal. Creen que la política occidental está rota. Por lo tanto, como era de esperar, amigos y enemigos preguntan: ¿es este un momento en el que Occidente está en una retirada que cambiará la época?

Los Royal Marines del Comando 40, Compañía Bravo, llegan a la Base Aérea de Bagram en Afganistán - parte del elemento principal de una Fuerza Internacional de Mantenimiento de la Paz - en diciembre de 2001

Los Royal Marines del Comando 40, Compañía Bravo, llegan a la Base Aérea de Bagram en Afganistán – parte del elemento principal de una Fuerza Internacional de Mantenimiento de la Paz – en diciembre de 2001

Los ciudadanos británicos y los ciudadanos con doble nacionalidad que residen en Afganistán abordan un avión militar para la evacuación del aeropuerto de Kabul el 16 de agosto.

Los ciudadanos británicos y los ciudadanos con doble nacionalidad que residen en Afganistán abordan un avión militar para la evacuación del aeropuerto de Kabul el 16 de agosto.

No puedo creer que estemos en tal retirada, pero tendremos que dar una demostración tangible de que no lo estamos. Esto exige una respuesta inmediata con respecto a Afganistán. Y luego una articulación mesurada y clara de nuestra posición para el futuro. Necesitamos encontrar un medio para tratar con los talibanes y ejercer la máxima presión sobre ellos.

Esto no está tan vacío como parece. Hemos renunciado a gran parte de nuestro apalancamiento, pero retenemos algo. El Reino Unido, como actual presidente del G7, debería convocar un Grupo de Contacto del G7 y otras naciones clave y comprometerse a coordinar la ayuda al pueblo afgano y hacer que el nuevo régimen rinda cuentas. La OTAN, que ha tenido 8.000 soldados todavía en Afganistán junto con los Estados Unidos, y Europa deberían cooperar plenamente en este grupo.

Necesitamos elaborar una lista de incentivos, sanciones y acciones que podemos tomar, incluso para proteger a la población civil para que los talibanes comprendan que sus acciones tendrán consecuencias.

Pero luego debemos responder a esa pregunta general. ¿Cuáles son nuestros intereses estratégicos y estamos preparados para comprometernos más a defenderlos? Afganistán fue difícil de gobernar durante los 20 años de nuestro tiempo allí. Y, por supuesto, hubo errores y errores de cálculo. Pero no deberíamos engañarnos pensando que alguna vez sería algo más que duro cuando hubo una insurgencia interna combinada con apoyo externo, en este caso Pakistán, para desestabilizar el país y frustrar su progreso.

El comandante de ala Matt Radnall lleva una bandera de la Unión cuidadosamente doblada debajo del brazo y regresa a su hogar en el Reino Unido cuando abandona la provincia de Helmand en Afganistán en 2014.

El comandante de ala Matt Radnall lleva una bandera de la Unión cuidadosamente doblada debajo del brazo y regresa a su hogar en el Reino Unido cuando abandona la provincia de Helmand en Afganistán en 2014.

Blair fotografiada con el ex presidente afgano Hamid Karzai en el número 10 de Downing Street en enero de 2006

Blair fotografiada con el ex presidente afgano Hamid Karzai en el número 10 de Downing Street en enero de 2006

No hemos tenido otro ataque en la escala del 11 de septiembre, aunque nadie sabe si eso se debe a lo que hicimos después del 11 de septiembre oa pesar de ello.

El ataque al World Trade Center estalló en nuestra conciencia debido a su severidad y horror. Pero la motivación de semejante atrocidad surgió de una ideología que llevaba muchos años en desarrollo.

A falta de un término mejor, lo llamaré Islam radical, una ideología en diferentes formas y con diversos grados de extremismo que lleva casi 100 años de gestación.

Su esencia es la creencia de que los musulmanes no son respetados y están en desventaja porque están oprimidos por poderes externos y su propio liderazgo corrupto, y que la respuesta está en que el Islam regrese a sus raíces, creando un Estado basado no en las naciones sino en la religión, con la sociedad. y la política gobernada por una visión estricta y fundamentalista del Islam.

En Occidente, tenemos secciones de nuestras propias comunidades musulmanas radicalizadas. El islamismo es un desafío estructural a largo plazo porque es una ideología totalmente incompatible con las sociedades modernas basadas en la tolerancia y el gobierno secular. Sin embargo, los formuladores de políticas occidentales prefieren identificar el Islam radical como un conjunto de desafíos desconectados, cada uno de los cuales debe abordarse por separado.

Estamos en el ritmo equivocado de pensamiento en relación con el Islam radical. Con el Comunismo Revolucionario lo reconocimos como una amenaza de carácter estratégico que nos obligaba a enfrentarlo tanto ideológicamente como con medidas de seguridad. Duró más de 70 años. Durante todo ese tiempo, nunca hubiéramos soñado con decir: ‘Bueno, hemos estado en esto durante mucho tiempo, deberíamos rendirnos’.

El ex primer ministro Blair se reúne con las tropas británicas en Camp Bastion en la provincia de Helmand, Afganistán, durante una visita sorpresa en noviembre de 2006

El ex primer ministro Blair se reúne con las tropas británicas en Camp Bastion en la provincia de Helmand, Afganistán, durante una visita sorpresa en noviembre de 2006

Sabíamos que teníamos que tener la voluntad, la capacidad y el poder de perseverancia para llevarlo a cabo. Esto es lo que debemos decidir ahora con el Islam radical. ¿Es una amenaza estratégica? Si es así, ¿cómo se combinan los que se oponen a él, incluso dentro del Islam, para derrotarlo?

Hemos aprendido los peligros de la intervención por la forma en que intervinimos en Afganistán, Irak y, de hecho, Libia. Pero la no intervención también es una política con consecuencias.

Lo que es absurdo es creer que la elección es entre lo que hicimos en la primera década después del 11 de septiembre y la retirada que estamos presenciando ahora; tratar la intervención militar a gran escala de 2001 como de la misma naturaleza que la misión de seguridad y apoyo en Afganistán de los últimos tiempos.

La intervención puede tomar muchas formas. Necesitamos hacerlo aprendiendo las lecciones adecuadas de los últimos 20 años, no de acuerdo con nuestras políticas a corto plazo sino con nuestros intereses estratégicos a largo plazo.

Pero la intervención requiere compromiso. Y no limitado en el tiempo por calendarios políticos, sino por la obediencia a los objetivos. Para Gran Bretaña y Estados Unidos, estas preguntas son agudas. La ausencia de consenso y colaboración, y la profunda politización de la política exterior y las cuestiones de seguridad, está atrofiando visiblemente el poder estadounidense.

Y para Gran Bretaña, fuera de la UE y sufriendo el fin de la misión en Afganistán por parte de nuestro mayor aliado con poca o ninguna consulta, tenemos una seria reflexión que hacer. No lo vemos todavía. Pero corremos el riesgo de ser relegados a la segunda división de potencias globales. Quizás no nos importe. Pero al menos deberíamos tomar la decisión de forma deliberada.

Por supuesto, hay muchos otros temas importantes en geopolítica: Covid 19, Clima, el ascenso de China, pobreza, enfermedad y desarrollo. Pero a veces un tema llega a significar algo no solo por derecho propio sino como una metáfora, como una pista sobre el estado de las cosas y el estado de los pueblos. Si Occidente quiere dar forma al siglo XXI, requerirá compromiso. Superando cualquier dificultad.

Requerirá que partes de la derecha en política comprendan que el aislamiento en un mundo interconectado es contraproducente; y partes de la izquierda para aceptar que la intervención a veces puede ser necesaria para defender nuestros valores.

Requiere que aprendamos lecciones de esos 20 años desde el 11 de septiembre, con un espíritu de humildad y el intercambio respetuoso de diferentes puntos de vista. También requiere un sentido de redescubrimiento de que en Occidente representamos valores e intereses de los que vale la pena estar orgullosos y defender. Y ese compromiso con esos valores e intereses debe definir nuestra política, y no nuestra política define nuestro compromiso.

Ésta es la gran cuestión estratégica que plantean estos últimos días de caos en Afganistán. Y de la respuesta dependerá la visión que el mundo tenga de nosotros y nuestra visión de nosotros mismos.

Ésta es una versión editada de un artículo publicado originalmente en el sitio web del Instituto Tony Blair.

Colombia

Colombia aplicará tercera dosis de vacuna anticovid a mayores de 70 años

Publicado

on

Por

Las personas que deseen recibir la inyección adicional deberán hacerlo por lo menos seis meses después de la aplicación de la segunda dosis, detalló el Ministerio de Salud. La medida regirá desde el 1 de octubre.

Colombia ofrecerá una tercera dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19 a mayores de 70 años, anunció el pasado jueves el Ministerio de Salud. Se aprueba “la aplicación de una tercera dosis o dosis de refuerzo para la población colombiana de 70 años en adelante”, dijo el jefe de esa cartera, Fernando Ruiz, en un video divulgado en Twitter.

Aquellos que deseen recibir la inyección adicional deberán hacerlo por lo menos seis meses después de la aplicación de la segunda dosis, detalló Ruiz. La medida regirá desde el 1 de octubre.

Colombia ha aplicado unas 37,8 millones de dosis de Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Janssen y Sinovac. Casi 16 millones de personas tienen el esquema completo de vacunación recomendado por los laboratorios.

El ministro Ruiz aconsejó aplicar “el mismo biológico” utilizado en las dos dosis previas o las vacunas de Pfizer o Moderna, que son de tipo ARN mensajero.

En agosto, el Ministerio de Salud ya había ofrecido una dosis adicional a las personas con inmunodepresión, que son más vulnerables ante el virus.

Colombia registra unos 125.000 muertos por la enfermedad y más de 4,9 millones de contagios.

El país de 50 millones de habitantes superó la fase más crítica de la pandemia y desde mediados de julio reporta un descenso progresivo en decesos e infecciones. El mortal tercer pico fue detonado por la variante “mu”, según autoridades.

La cartera de Salud ha reconocido que la vacunación masiva, que empezó en febrero, ha sido el principal motivo de la reducción en las cifras. En el país se pueden vacunar todos los mayores de 12 años.

Otro países como España, Uruguay o el Reino Unido ya han empezado a administrar una tercera dosis a las categorías de población más vulnerables.

Con 2.259 muertes por millón de habitantes, Colombia es el cuarto país más afectado por la COVID-19 de Latinoamérica, por detrás de Perú, Brasil y Argentina.

Sigue leyendo

Internacional

La matanza de casi 1.500 delfines provoca indignación por la caza tradicional en las Islas Feroe

Publicado

on

Por

La matanza de casi 1.500 delfines en las remotas Islas Feroe ha reavivado un debate sobre una tradición centenaria que los ambientalistas condenan como cruel.

La manada de delfines de lados blancos fue conducida el domingo por cazadores en lanchas rápidas y en patinetes acuáticos hasta el fiordo más grande del territorio del Atlántico Norte, donde fueron acorralados en aguas poco profundas y asesinados.

Muchos lugareños defienden la caza como una importante costumbre tradicional, con carne y grasa compartida por la comunidad local en el territorio danés semiindependiente, que se encuentra a medio camino entre Escocia e Islandia.

Pero el tamaño de la caza de este año, que según los conservacionistas es la más grande en la historia de las Islas Feroe, y posiblemente la mayor caza de un día en todo el mundo, puede ser demasiado para alimentar a la población del archipiélago rocoso de alrededor de 50.000 personas.

“Normalmente la carne de un grindadrap se comparte entre los participantes y el resto entre los lugareños en el distrito donde se llevó a cabo la caza”, el grupo de conservación de Sea Shepherd, que ha estado haciendo campaña para detener la caza tradicional de las Islas Feroe “Grind” desde el 1980, dijo . “Sin embargo, hay más carne de delfín de esta cacería de la que nadie quiere tomar, por lo que los delfines se ofrecen a otros distritos con la esperanza de no tener que tirarlos”.

Los delfines formaban parte de un viaje tradicional de mamíferos marinos de cuatro siglos hacia aguas poco profundas, donde son asesinados por su carne y grasa. (Sea Shepherd / AP)

El presidente de la Asociación de Balleneros de las Islas Feroe, Olavur Sjurdarberg, le dijo a la BBC que los cazadores subestimaron el tamaño de la manada y solo se dieron cuenta de su error cuando comenzaron a matar a los delfines.Anuncio publicitario

“Fue un gran error”, dijo Sjurdarberg, que no participó en la caza. “Cuando se encontró la manada, estimaron que solo había 200 delfines”. Dijo que la mayoría de la gente estaba “en estado de shock por lo que pasó”.

Muchos habitantes de las Islas Feroe consideran que la carne de ballena y delfín es una parte importante de su cultura alimentaria y su historia, que se remonta a cuando se establecieron por primera vez en las islas remotas, aunque incluso a quienes defienden la práctica les preocupa que el tamaño de la caza de este año llame la atención no deseada.

Matar delfines de lados blancos es “legal, pero no es popular”, dijo a la BBC Sjurdur Skaale, un legislador danés de las Islas Feroe. Visitó la playa donde ocurrieron los asesinatos para hablar con los lugareños el lunes. “La gente estaba furiosa”, dijo.Más de 1.400 delfines muertos en las Islas FeroeLa tradición de la caza de delfines en las Islas Feroe ha sido objeto de escrutinio después de que más de 1.400 delfines murieran el 12 de septiembre (Reuters).

Sea Shepherd dijo que la cantidad de delfines muertos el domingo se acerca a la cuota del gobierno japonés para los seis meses de captura y matanza en Taiji en Japón , que se disparó a la infamia mundial en 2009 con el documental ganador del Oscar “The Cove”, y significativamente supera el número de muertos allí en los últimos años. Japón es otra nación ampliamente criticada por los ambientalistas por sus muertes de ballenas.Anuncio publicitario

La caza de las Islas Feroe atrajo la atención internacional por el documental “Seaspiracy” en Netflix este año.

“Teniendo en cuenta los tiempos en que nos encontramos, con una pandemia global y el mundo paralizado, es absolutamente espantoso ver un ataque a la naturaleza de esta escala en las Islas Feroe”, dijo Alex Cornelissen, director ejecutivo de Sea Shepherd, que campañas contra la caza de ballenas a nivel mundial. “Si algo hemos aprendido de esta pandemia, es que tenemos que vivir en armonía con la naturaleza en lugar de acabar con ella”.

Sigue leyendo

Latinoamerica

Atacan con drones una cárcel en Ecuador

Publicado

on

Por

Una prisión de la provincia costera de Guayas, en Ecuador, fue atacada con drones desde el exterior, que provocaron tres explosiones y afectaron al techo del centro, informaron este lunes las autoridades penitenciarias del país.

En un comunicado, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI), precisó que el ataque, “estaría dirigido a los cabecillas de las bandas” y calificó de “grave” la situación que se vive en las cárceles al asegurar: “Estamos en medio de una guerra entre carteles internacionales”.

El suceso se produjo de madrugada y, tras las explosiones, varios agentes de la Policía ecuatoriana ingresaron en la prisión para salvaguardar su seguridad.

El jefe de la Unidad de Contingencia Penitenciaria, Santiago Jácome, informó de que unidades tácticas incursionaron en la cárcel para mantener el control después de los ataques con aparatos no tripulados.

El uniformado confirmó que sobre las 3:30 de la madrugada, hora local, se escuchó el sobrevuelo de un dron sobre la cárcel de Guayas, lo que alertó al dispositivo de seguridad perimetral del centro penitenciario que activó los protocolos correspondientes.

“Según versiones de vecinos y de propietarios de los inmuebles colindantes, se han escuchado dos detonaciones”, aclaró el funcionario.

Personal técnico de Criminalística ha llevado a cabo pesquisas en la prisión y sus inmediaciones para dar con indicios, artefactos o vestigios que puedan evidenciar la actividad de los aparatos sin piloto.

El Gobierno de Ecuador anunció el mes pasado que destinará 75 millones de dólares en los próximos cuatro años para atajar la crisis de su sistema penitenciario.

El caso más elocuente de la grave situación se dio en febrero cuando dos bandas protagonizaron un enfrentamiento en cuatro centros penitenciarios que acabó en la muerte de casi 80 reclusos, aunque los casos son constantes y en julio murieron otra veintena en un caso similar.

Las autoridades atribuyen los enfrentamientos a las disputas entre bandas y al crimen organizado, que deja más de medio millar de asesinatos sólo en la provincia de Guayas.

Fuente: The Epoch Times

Sigue leyendo

Trending