Conecta con nosotros

Asia

A medida que la pandemia se iba extendiendo, el suicidio aumentaba entre las mujeres japonesas

Publicado

on

TOKIO — Poco después de que Japón intensificara su lucha contra el coronavirus la primavera pasada, Nazuna Hashimoto empezó a sufrir ataques de pánico. El gimnasio de Osaka en el que trabajaba como entrenadora personal suspendió sus actividades y sus amigos se quedaron en casa por recomendación del gobierno.

Temerosa de estar sola, llamaba a su novio de pocos meses y le pedía que fuera a su casa. Incluso entonces, a veces era incapaz de dejar de llorar. Su depresión, diagnosticada a principios de año, empeoró. “El mundo en el que vivía ya era pequeño”, dice. “Pero sentí que se hacía aún más pequeño”.

En julio, Hashimoto no veía una salida y trató de suicidarse. Su novio la encontró, llamó a una ambulancia y le salvó la vida. Ahora habla de su experiencia de manera pública porque quiere eliminar el estigma asociado a hablar de la salud mental en Japón.

Aunque la pandemia ha sido difícil para muchos en Japón, las presiones se han agravado para las mujeres. Al igual que en muchos otros países, el número de mujeres que ha perdido su empleo es mayor. En Tokio, la mayor metrópolis del país, alrededor de una de cada cinco mujeres vive sola y los llamados a quedarse en casa y evitar visitar a la familia han exacerbado los sentimientos de aislamiento. Otras mujeres han luchado contra las profundas disparidades en el reparto del trabajo doméstico y el cuidado de los niños durante la era del trabajo desde casa o han sufrido un aumento de la violencia doméstica y las agresiones sexuales.

La creciente carga psicológica y física de la pandemia ha ido acompañada de un aumento preocupante de los suicidios entre las mujeres. En Japón, 6976 mujeres se quitaron la vida el año pasado, casi un 15 por ciento más que en 2019. Se trata del primer aumento de un año a otro en más de una década.

Cada suicidio, y cada intento de suicidio, representa una tragedia individual enraizada en una compleja constelación de razones. Pero el aumento del suicidio entre las mujeres, que se extendió a lo largo de siete meses consecutivos el año pasado, preocupa a los servidores públicos y a los expertos en salud mental que han trabajado para reducir la que había sido una de las tasas de suicidio más altas del mundo (aunque el año pasado se suicidaron más hombres que mujeres, lo hicieron menos que en 2019. En general, los suicidios aumentaron apenas por debajo del cuatro por ciento).

La situación ha reforzado desafíos históricos para Japón. Hablar de los problemas de salud mental, o buscar ayuda, sigue siendo difícil en una sociedad que enfatiza el estoicismo.

“Por desgracia, la tendencia actual es culpar a la víctima”, afirma Michiko Ueda, profesora asociada de Ciencias Políticas de la Universidad de Waseda, en Tokio, quien ha investigado el suicidio. Ueda descubrió en las encuestas del año pasado que al 40 por ciento de los encuestados les preocupaba la presión social si contraían el virus.

“En esencia, no te apoyamos si no eres ‘uno de los nuestros’”, dijo Ueda. “Y si tienes problemas de salud mental no eres uno de los nuestros”.

A los expertos también les preocupa que la sucesión de estrellas de cine y televisión japonesas que se quitaron la vida el año pasado pueda haber fomentado una serie de suicidios por imitación. Después de que Yuko Takeuchi, una popular y premiada actriz, se quitó la vida a finales de septiembre, el número de mujeres que se suicidaron en el mes siguiente se disparó cerca del 90 por ciento en comparación con el año anterior.

Poco después de la muerte de Takeuchi, Nao, de 30 años, empezó a escribir un blog para relatar su lucha de toda la vida contra la depresión y los trastornos alimentarios. Escribió con sinceridad sobre su intento de suicidio de hace tres años.

Esta franqueza sobre los problemas de salud mental todavía es poco habitual en Japón. Los suicidios de las celebridades motivaron a Nao (cuyo nombre familiar se ha mantenido en secreto a petición suya para proteger su privacidad) a reflexionar sobre cómo podría haber reaccionado si hubiera llegado a su peor momento emocional durante la pandemia.

“Cuando estás sola en casa, te sientes muy aislada de la sociedad y esa sensación es bastante dolorosa”, dijo. “De solo imaginar que pudiera estar en esa situación ahora mismo, creo que el intento de suicidio habría ocurrido mucho antes y es probable que lo habría logrado”.

Durante la pandemia, las mujeres han sufrido pérdidas de empleo desproporcionadas. Constituyen el grueso de los empleados de los sectores más afectados por las medidas de control de la infección, como los restaurantes, los bares y los hoteles.

Cerca de la mitad de las mujeres trabajadoras tienen empleos de medio tiempo o por contrato y, cuando las empresas se estancaron, ese tipo de empleados fueron los primeros en quedarse sin trabajo. En los primeros nueve meses del año pasado, 1,44 millones de trabajadores de este tipo perdieron su empleo, más de la mitad de ellos son mujeres.

Aunque Nao dejó su trabajo como consultora por decisión propia para buscar tratamiento psiquiátrico, recuerda que se sentía atormentada por la inseguridad, sin poder pagar el alquiler. Cuando ella y su entonces prometido decidieron acelerar sus planes de boda, su padre la acusó de ser egoísta.

Agregó que esos sentimientos desencadenaron la depresión que la llevó a su intento de suicidio. Tras pasar un tiempo en un hospital psiquiátrico y seguir tomando los medicamentos, su autoestima mejoró. Encontró un trabajo de cuatro días a la semana en la operación digital de un grupo de revistas y ahora es capaz de gestionar la carga de trabajo.

En el pasado, las tasas de suicidio en Japón se dispararon en épocas de crisis económica, como la posterior al estallido de la burbuja inmobiliaria en la década de 1990 y la recesión mundial de 2008.

Durante esos periodos, los hombres fueron los más afectados por la pérdida de empleo y los que se suicidaron en mayor proporción. En Japón, según los registros, los suicidios de hombres han superado a los de mujeres por un factor de al menos dos a uno.

En el caso de Hashimoto, el miedo a la dependencia económica contribuyó a su sensación de desesperanza.

Incluso cuando el gimnasio en el que trabajaba como entrenadora personal volvió a abrir, no sintió que tenía la estabilidad emocional suficiente como para regresar. Entonces se sintió culpable por depender de su novio, tanto en lo emocional como en lo económico.

Había conocido a Nozomu Takeda, de 23 años, que trabaja en el sector de la construcción, en el gimnasio, donde él fue su cliente de entrenamiento. Llevaban apenas tres meses de salir cuando ella le confesó que su depresión se estaba volviendo insostenible.

Al no contar con recursos para una terapia y sufrir graves ataques de ansiedad, dijo que se identificaba con otras personas que “se sentían muy arrinconadas”.

Cuando intentó suicidarse, en lo único que pensaba era en liberar a Takeda de la responsabilidad de cuidarla. “Quería quitarle la carga de encima”, dijo.

Incluso aquellos que no han perdido su trabajo pueden verse sometidos a un estrés adicional. Antes de la pandemia, trabajar desde casa era muy raro en Japón. De manera repentina, las mujeres tuvieron que preocuparse no solo de complacer a sus jefes a distancia, sino también de hacer malabares con los nuevos protocolos de seguridad e higiene para sus hijos o de proteger a los padres ancianos, que son más vulnerables al virus.

Las expectativas de superación no cambiaron, pero su contacto con los amigos y otras redes de apoyo disminuyó.

“Si no pueden reunirse con otras personas o compartir sus tensiones con otros, entonces, no es de sorprenderse” que se sientan presionadas o deprimidas, afirmó Kumiko Nemoto, profesora de Sociología de la Universidad de Estudios Extranjeros de Kioto.

Tras haber sobrevivido a su propio intento de suicidio, Hashimoto quiere ahora ayudar a otros a aprender a hablar de sus problemas emocionales y ponerlos en contacto con profesionales.

Takeda dice que aprecia que Hashimoto hable con franqueza de su depresión. “Es el tipo de persona que de verdad comparte lo que necesita y lo que le pasa”, dijo. “Fue muy fácil para mí apoyarla porque ella vocaliza lo que necesita”. /c.2021 The New York Times Company

Asia

Taiwán denuncia de la invasión de su espacio aéreo por aviones de guerra chinos durante las 72 horas

Publicado

on

El Ministerio de Defensa de Taiwán ha confirmado casi un centenar de incursiones de aviones de combate chinos en su espacio aéreo durante las últimas 72 horas, un número prácticamente sin precedentes en lo que la isla ha descrito como una “amenaza de fuerza” por parte de Pekín, que reclama su soberanía sobre ella desde hace décadas.

A los 38 aviones confirmados el viernes y a los 39 del sábado se suman otros 16 aviones de combate que han atravesado la llamada Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán: ocho aviones de combate, cuatro Su-30 y dos KJ-500.

Como ocurrió en las ocasiones previas, las Fuerzas Aéreas de Taiwán avisaron por radio a los aparatos de que habían activado sus defensas aéreas como medida de precaución.

Las incursiones han recibido la condena de las autoridades taiwanesas. El primer ministro, Su Tseng Chang, ha acusado a China de participar “en una agresión militar sin sentido que daña la paz regional”.

El experto de la Asociación de Estudios de Prospectiva Estratégica de Taiwán, Chieh Chung, ha explicado que las incursiones de estos días, empezando por la del viernes, que coincidió con la celebración del Día Nacional de China, es una “exhibición de fuerza” por parte del Ejército chino para demostrar su capacidad de desplegar activos militares en Taiwán en cualquier momento.

Además, dijo Chieh, los aviones eran de diferentes escuadrones, lo que fue una demostración para Taiwán y Estados Unidos de las capacidades de combate conjuntas del Ejército para reunir rápidamente activos de diferentes unidades.

El Gobierno chino lanzó el jueves un durísimo comunicado en el que denunciaba los esfuerzos internacionales del ministro de Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, para refrendar la independencia de la isla como “actos de un quejica” y “no mucho más importantes que el zumbido de las moscas”, según recoge el portal Taipei Times.

Hay que recordar que China considera a la isla parte de su territorio aunque está gobernada por autoridades independientes desde 1949.

Si bien el Ministerio de Exteriores taiwanés consideró que el ataque “no era digno” de comentarios, el consejo taiwanés para Asuntos del Continente lo denunció como un acto “difamación y abuso” que solo resalta aún más la grosera descortesía de China y lo lejos que está de ser parte de la sociedad civilizada.

Sigue leyendo

Asia

China en crisis energética, el país sufre una ola de apagones y cierres de fábricas

Publicado

on

Una ola de apagones sin precedentes está afectando a gran parte de China a raíz de la creciente escasez de energía. Esto, a su vez, está obligando a las fábricas locales a recortar la producción, lo que amenaza con desacelerar una economía que se ha visto afectada por la crisis de la vivienda y la deuda.

Aunque hace semanas que se registran problemas energéticos, en la última semana han ido en aumento. Según lo informado por Foreign Policy ,20 de las 31 provincias y regiones continentales se vieron obligadas a cortar la electricidad de forma intermitente, lo que provocó el cierre de fábricas y apagones en miles de hogares.

La capital Beijing incluso lanzó en las últimas horas un plan de racionamiento energético ante esta situación. Una situación que era común en la década de 2000, cuando los cortes eran rutinarios , pero que luego se estabilizó en los últimos diez años.

Los apagones recientes han dejado a los residentes de grandes rascacielos sin ascensores y han provocado problemas de tráfico en varias ciudades del país.

Muchos hogares e instituciones tienen sus propios generadores. Sin embargo, el problema no se debe a la capacidad de estos generadores, sino a los incentivos económicos y gubernamentales. El 56% de la energía de China proviene del carbón, y los precios del carbón térmico se han más que duplicado en todo el mundo después del impacto inicial de la pandemia. En este sentido, señala la revista norteamericana, la prohibición china del carbón australiano no ha ayudado.

Si bien en la mayoría de los países estos precios se traspasarían a los consumidores, China limita estrictamente el precio máximo de la electricidad , lo que obliga a los generadores a reducir su suministro o cerrar antes de perder dinero.

Por esa razón, los gobiernos locales se han esforzado por cumplir con los objetivos establecidos por el régimen chino de control dual para el consumo de energía , que obliga a los gobiernos a restringir el consumo total de energía y mostrar una relación favorable entre el consumo de energía y la productividad.

Este miércoles, las autoridades exigieron que las empresas ferroviarias y las autoridades locales mejoren los envíos de suministros vitales de carbón a las empresas de servicios públicos , en un momento en que regiones clave para la economía del país sufren cortes de energía que han paralizado la producción industrial.Algunos centros comerciales y negocios se vieron obligados a cerrar temprano debido a los cortes (Foto: REUTERS / Aly Song)

La orden, transmitida por el poderoso planificador estatal de China, se produce después de que una combinación de suministros de carbón escasos, reglas de emisiones más estrictas y una fuerte demanda de fabricación hicieron subir los precios del combustible, la mayor fuente de electricidad del país, a medida que se acerca la temporada de invierno. .

Las autoridades aplicaron restricciones al uso de energía en grandes áreas del país , especialmente en tres provincias del noreste que albergan a casi 100 millones de personas. La ciudad de Huludao Por ejemplo, ordenó a sus residentes que no utilicen aparatos electrónicos que consuman mucha energía, como calentadores de agua y hornos microondas, durante los períodos pico.

“Si hay un corte de energía en el invierno, tampoco tendremos calefacción”, dijo. Fang Xuedong , de 32 años, conductor de reparto en Shenyang, capital de la provincia de Liaoning, a unos 90 minutos de vuelo al noreste de Beijing.

“ Tengo un niño y una persona mayor en casa, si no hay calefacción, eso es un problema ”, explicó a la agencia Reuters .

La alarma entre los residentes por la escasez de energía, ahora en su segunda semana, llevó al planificador estatal, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC) , a solicitar a las autoridades, empresas de energía y ferrocarriles locales que refuercen los envíos de carbón para satisfacer el consumo de los hogares. antes de “La fuerte demanda de calefacción durante la temporada de invierno”.

“Cada empresa ferroviaria debe fortalecer el transporte de carbón a las centrales eléctricas (servicios públicos) con un inventario de menos de siete días y poner en marcha un mecanismo de suministro de emergencia de manera oportuna”, dijo la NDRC.

China, el principal consumidor de carbón del mundo, importó un total de 197,69 millones de toneladas en los primeros ocho meses de 2021, un 10% menos interanual. Pero las importaciones de carbón de agosto aumentaron en más de un tercio debido a la escasez de suministros internos.

Esta semana, las autoridades han tratado repetidamente de asegurar a los residentes que habrá electricidad para uso doméstico y calefacción durante el invierno.La crisis energética de China amenaza la cadena global (Foto: REUTERS / David Gray)

Pero el racionamiento de energía se ha implementado durante las horas pico en muchas partes del noreste de China desde la semana pasada. , con reportajes y publicaciones en redes sociales que indican cortes y caídas de semáforos de las redes de comunicaciones 3G en la región.

China está considerando subir los precios de la energía industrial para aliviar la crisis de suministro, informó. Bloomberg News el miércoles, citando fuentes no identificadas.

La NDRC dijo más tarde el miércoles que el régimen no evitará que las tarifas eléctricas aumenten dentro de un rango razonable y que les permitiría reflejar los fundamentos del mercado y los cambios en los costos.

Las restricciones también continúan afectando a la industria pesada, como la producción de metales y las fábricas. Un documento interno de un importante fabricante de componentes tecnológicos en China, revisado por Reuters , dijo que más de la mitad de su producción diaria en Kunshan, en la provincia industrial oriental de Jiangsu, había sido suspendida desde principios de esta semana.

La grave crisis energética también detuvo la producción en muchas plantas que abastecen a empresas como Apple y Tesla , mientras que algunas empresas se vieron obligadas a operar a la luz de las velas y algunos centros comerciales cerraron temprano.

Sigue leyendo

Asia

Detectan en Vietnam “muy peligrosa” nueva variante de la COVID-19

Publicado

on

El Ministerio de Salud de Vietnam advirtió el sábado que descubrió una nueva variante de la COVID-19 que combina características de las dos mutaciones detectadas por primera vez en la India y el Reino Unido.

En comunicado publicado por la cartera de salud, explicaron que se trata de una variante “muy peligrosa”, mientras que aseguraron que pronto publicarían los datos del genoma de la nueva variante.

Según Nguyen Thanh Long, ministro de Salud del país, “da característica de esta cepa es que se propaga rápidamente por el aire. La concentración de virus en el líquido de la garganta aumenta rápidamente y se propaga con mucha fuerza al entorno circundante”.

El ministro explicó que esta es la octava variante del nuevo coronavirus detectada dentro de sus fronteras desde que la nación del Sudeste Asiático confirmó su primer caso el 23 de enero de 2020, refirió el medio Hindustan Times.

Nguyen detalló que la actual ola presenta una rápida tasa de transmisión debido a la aparición simultánea de múltiples brotes, especialmente en parques industriales, y señaló que los pacientes sufren síntomas más graves.

Sigue leyendo

Trending