Conecta con nosotros

Internacional

La nueva variante del coronavirus sacude a Sudáfrica con una velocidad “aterradora”

Publicado

on

Sudáfrica ya era uno de los países más afectados por el coronavirus, pero en las seis semanas desde que se anunció públicamente una nueva variante más transmisible, un enorme aumento de nuevos casos y muertes ha superado con creces las oleadas anteriores de la pandemia.

Se cree que la variante surgió en la provincia de Eastern Cape de Sudáfrica, pero ahora se ha encontrado en al menos 32 países, lo que genera temores de que su propagación sin paliativos a nuevas partes del mundo podría dar lugar a nuevas olas de contagio justo cuando el largo trabajo del lanzamiento de la vacuna global se pone en marcha.

La variante identificada en Sudáfrica aún no ha demostrado ser más letal que otras, incluidas variantes igualmente altamente transmisibles detectadas recientemente en Gran Bretaña y Brasil, pero las mutaciones que hacen que sea un 50 por ciento más transmisible, le han permitido llevar la delantera de lo que ya era una transmisión comunitaria fuera de control en Sudáfrica.

“De los casos que hemos secuenciado en Sudáfrica, más del 90 por ciento son la nueva variante”, dijo Richard Lessells, investigador principal de la Plataforma de Secuenciación de Investigación e Innovación de KwaZulu-Natal, o KRISP, que ha jugado un papel pionero en la identificación de variantes de coronavirus en Sudáfrica y en otros lugares. “Es asombroso y aterrador lo rápido que llegó a dominar, y se siente como si estuviéramos en las etapas iniciales de ver esta variante, y las otras nuevas, volverse más dominantes en todo el mundo”.

Su aumento ha llevado a que decenas de países impongan prohibiciones a los viajeros que han estado recientemente en Sudáfrica, incluido Estados Unidos. Durante el día de hoy, funcionarios de Carolina del Sur anunciaron el descubrimiento de dos casos de la variante de Sudáfrica, los primeros en Estados Unidos. Los casos fueron en personas sin antecedentes de viajes a Sudáfrica, lo que, según los funcionarios, implicaba que la propagación comunitaria de la variante ya estaba en marcha.

El episodio tuvo lugar luego de un anuncio del productor estadounidense de vacunas Moderna que decía que los anticuerpos que crea su vacuna eran menos efectivos para neutralizar la nueva variante que las previamente dominantes. La compañía dijo que estaba desarrollando una nueva vacuna de refuerzo y probando un régimen de tres inyecciones como formas de aumentar la eficacia de la vacuna.

El jueves, Pfizer y su socio de investigación BioNTech publicaron un estudio que aún no ha sido revisado por pares que muestra que su vacuna fue solo un poco menos efectiva contra la variante de Sudáfrica, aunque los hallazgos fueron limitados porque analizó el efecto de la vacuna solo en dos de las 23 mutaciones totales en la variante.

Los estudios sudafricanos también han documentado docenas de casos de personas que contrajeron cepas anteriores del coronavirus infectadas con la nueva variante, lo que sugiere que aquellos que habían contraído casos leves o tenían recuentos bajos de anticuerpos podrían ser propensos a la reinfección.

En Sudáfrica, a pesar del regreso a un encierro y un toque de queda más estrictos, muchos hospitales están abrumados, especialmente en Eastern Cape, que se ha convertido en el epicentro de la propagación de la nueva variante. Las desgarradoras estadísticas publicadas esta semana por el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica muestran que el exceso de mortalidad se dispara casi directamente en las nueve provincias del país.

“Las ambulancias y los familiares han dicho que conducirían de un hospital a otro durante hasta seis horas en busca de un lugar para obtener algo de oxígeno”, dijo en diálogo con The Washington Post Imtiaz Sooliman, fundador de una de las organizaciones benéficas más grandes de Sudáfrica, Gift of the Givers, que ha estado ayudando a distribuir máquinas de oxígeno. “Los médicos te dirán que las personas murieron en automóviles mientras esperaban ser admitidas en la sala de urgencias, o que murieron antes de que pudieran ser atendidas”.

Phumla Mnyanda, que dirige un hospital de 260 camas en la capital del Cabo Oriental, Bhisho, aseguró que las publicaciones en las redes sociales habían difundido información errónea sobre las formas de evitar los hospitales donde las personas morían, lo que impidió que un número aún mayor de personas ingresara cuando sintieron los primeros síntomas. Pero a medida que los pacientes se acercaban a la muerte, las familias los llevaban al hospital solo para descubrir que poco se podía hacer para salvar a sus familiares.

“Llegaban demasiado tarde y para entonces sus niveles de oxígeno eran muy bajos, y lo veías bajar y bajar, y no había nada que pudiéramos hacer”, dijo en una entrevista telefónica con el diario estadounidense. “La gente está muy asustada porque hay muchos que han muerto”.

Las cifras de exceso de mortalidad del South African Medical Research Council (SAMRC) indican que es probable que más de 110.000 hayan muerto de COVID-19 en Sudáfrica desde mayo, a pesar de que la cifra oficial está apenas por encima de 41.000. Solo en enero se han registrado más de 30.000 muertes en exceso. Si la mayoría de estas muertes excesivas se pueden atribuir al COVID-19, que la mayoría de los expertos sudafricanos creen que pueden, entonces el número de muertos del país sería el más alto como proporción de su población en el mundo.

Debbie Bradshaw, investigadora de SAMRC, reconoció que aunque Sudáfrica en general tenía una buena reputación de registrar la mayoría de las muertes, las que ocurrieron fuera de los hospitales a menudo no fueron diagnosticadas y, por lo tanto, escaparon al peaje oficial. “Creemos que la mayoría de las muertes por COVID-19 confirmadas en realidad solo se informan desde los hospitales, mientras que hay muchos que abandonan los hospitales antes de morir o nunca llegan a los hospitales en primer lugar”, dijo.

A pesar de ser potencialmente la causa de decenas de miles de muertes, los investigadores han secuenciado la variante sudafricana menos de 700 veces. La variante británica, por otro lado, se ha secuenciado casi 30.000 veces. Casi el 80 por ciento de las secuencias variantes sudafricanas se han encontrado en Sudáfrica y otro 10 por ciento en Gran Bretaña.

Otros treinta países conforman el resto, pero Lessells en KRISP dijo que era probable que la variante estuviera circulando mucho más ampliamente, especialmente en países africanos con vínculos económicos más estrechos con Sudáfrica, pero donde la capacidad de secuenciación es limitada o inexistente.

Las fronteras terrestres de Sudáfrica se han cerrado a los viajes no esenciales, pero una larga lista de excepciones significa que miles de personas aún las cruzan cada semana. También permanecieron abiertos durante las vacaciones de diciembre, cuando muchos trabajadores migrantes regresaron a sus países de origen con licencia.

Algunos de esos países vecinos o cercanos del sur de África, como Zimbabwe, Zambia, Mozambique y Malawi, han experimentado un aumento vertiginoso de los casos después de meses de relativa calma.

Lessells dijo que su laboratorio esperaba liberar secuencias de muestras tomadas del vecino Mozambique esta semana. “Estamos comprometidos en una gran cantidad de ciencia colaborativa con socios de todo el mundo que intentan comprender qué causó su auge”, dijo.

El consenso, subrayó, es que no es una coincidencia que surgieran nuevas variantes en Sudáfrica, Gran Bretaña y Brasil, que sufrieron algunas de las mayores olas iniciales del virus del mundo. Era probable que en los lugares donde el virus se encontraba con un gran número de personas que ya tenían anticuerpos mutara para encontrar más fácilmente nuevos huéspedes.

“Nuestras fallas en tomar medidas drásticas contra la propagación comunitaria, donde sea que se encuentren, conducirán casi con certeza a aún más variantes nuevas”, concluyó Lessells. /Con información de Infobae

Latinoamerica

Fiscalía Chilena investigará ataque contra migrantes venezolanos

Publicado

on

Por

La Fiscalía chilena abrió una investigación por el violento ataque a migrantes venezolanos indocumentados, cuyas precarias pertenencias fueron quemadas el sábado en la ciudad de Iquique (norte) por un grupo de manifestantes, en un hecho que fue condenado por UNICEF y ACNUR.

La fiscalía anunció la investigación un día después de la manifestación que congregó a unas 3.000 personas que, con banderas chilenas y carteles con lemas antimigración, protestaban en contra en la creciente llegada de migrantes a la ciudad.

En medio de gritos xenófobos, un grupo quemó las pertenencias de migrantes que acampaban en las calles de Iquique y que la Policía evitó fueran golpeados por la turba.

Sigue leyendo

Latinoamerica

Chile:”¡Fuera ilegales!”: Gran marcha en Iquique contra la migración

Publicado

on

Por

Unas tres mil personas marcharon este sábado contra la migración indocumentada en la ciudad de Iquique, norte de Chile, un día después del violento desalojo de una plaza donde numerosas personas, en su gran mayoría venezolanos con niños, dormían en carpas.

En un clima de abierto rechazo al inmigrante venezolano, los manifestantes cantaron un himno de la ciudad y alzaron banderas chilenas, así como la Whiphala, un pabellón colorido de pueblos originarios andinos.

También cantaron y pusieron en pancartas lemas como: “No más Inmigracion ilegal” y “Chile es una república que se respeta”.

Desde la Plaza Prat, en el casco histórico de Iquique, los manifestantes continuaron unas 10 cuadras hacia la playa sobre el Pacífico, donde los carabineros tuvieron que controlar escaramuzas aisladas provocadas por residentes chilenos que se acercaron a agredir a venezolanos en situación de calle.

Otros manifestantes radicales se dirigieron a un pequeño campamento de migrantes venezolanos -que no estaban en el lugar- y quemaron en una barricada sus pocas pertenencias: carpas, colchones, bolsos, cobijas, juguetes.

“Yo soy nacido, criado y malcriado en Iquique y siempre he vivido en esta zona del norte y esto que estamos viviendo es terrible, porque el problema es que en Venezuela han abierto sus cárceles y parte de esa gente ha llegado a Chile”, dijo Veliz Rifo, un agricultor de 48 años de La Tirana, un pueblo en una suerte de oasis en el desierto 72 km al este de Iquique, al hacerse eco de un rumor falso.

Chilenos protestan contra la migración ilegal en Iquique, Chile, el 25 de septiembre de 2021 MARTIN BERNETTI AFP

“Lo peor es que este gobierno de Chile ha dejado que esto crezca y los que han llegado no son refugiados políticos ni inmigrantes que aportan con su trabajo, aquí han llegado muchos delincuentes”, agregó al lamentar, como muchos de los manifestantes, el aumento de los asentamientos que levantan inmigrantes con casas de cartón y hojalata en las afueras de este puerto a casi 2.000 km de Santiago.

Otros manifestantes pedían a los más violentos que respetaran la acción pacífica, mientras en los restaurantes del casco histórico los meseros venezolanos y comensales chilenos veían desde lejos algo que calificaron como “triste”.

“Ni todos los venezolanos roban, ni todos los chilenos nos odian”, reían en una mesa del Café Francesco de la Plaza Prat.

– “Mala gestión” –

La manifestación ocurre un día después del desalojo en la Plaza Brasil, donde desde hace un año pernoctan los migrantes más pobres y sin papeles que no logran llegar a Santiago y sobreviven vendiendo dulces, pidiendo limosna o limpiando vidrios en los semáforos de la ciudad.

En el operativo policial, repudiado por autoridades locales y organismos humanitarios, desapareció por más de 24 horas Jeremy, un niño venezolano de 4 años que el sábado en la mañana era buscado por carabineros, que mostraban sus fotos a los transeúntes en la playa. Finalmente el pequeño fue hallado.

Manifestantes radicales quemaron las pocas pertenencias de un grupo de migrantes venezolanos, que no estaban en el lugar, al norte de Chile MARTIN BERNETTI AFP

“Menos mal encontraron al niño, pero esto resume la mala gestión de todo este drama humanitario, el gobierno cree que esto es solo deportar a algunos y desalojarlos de una plaza”, se quejó Franklin Pérez, administrador de un edificio en el centro de Iquique.

El gobernador de región Tarapacá, José Miguel Carvajal, responsabilizó de la crisis migratoria en el norte chileno al gobierno del presidente Sebastián Piñera, al quejarse que ni él ni el alcalde de la ciudad fueron alertados del desalojo del viernes que alentó el rechazo de una parte de la población.

“Las 100 familias en la Plaza Brasil, hoy día (sábado) estaban deambulando en distinto espacios públicos; están reubicándose con amigos, cercanos, con los cuales se están yendo a alojar nuevamente con carpas a las playas de Iquique, y otros están movilizándose a tomas (asentamientos) de Alto Hospicio”, la zona industrial en las afueras de Iquique.

La colectividad venezolana es la más numerosa en Chile, con más de 400.000 personas, aunque se estima una fecha mucho mayor ante el aumento de ingresos por pasos clandestinos desde 2020, cuando Chile cerró sus fronteras por la pandemia.

Migrantes venezolanos sitiados por manifestantes chilenos que protestan contra su presencia en Iquique, al norte de Chile, el 25 de septiembre de 2021
Migrantes venezolanos sitiados por manifestantes chilenos que protestan contra su presencia en Iquique, al norte de Chile, el 25 de septiembre de 2021 MARTIN BERNETTI AFP

Además, el gobierno chileno dio un giro a su política de solidaridad migratoria con los venezolanos, defendida por el presidente Piñera en 2018, incluso ofreciendo unas visas exclusivas para que los venezolanos “tuvieran oportunidades en Chile”.

Desde entonces se redujo drásticamente la aprobación de cualquier visa para quienes viajaran desde Venezuela, luego vino el cierre de fronteras por la pandemia y muchos venezolanos han empezado a llegar tras vivir unos años en Colombia, Ecuador y Perú.

Los ingresos de personas a Chile por pasos clandestinos suman 23.673 hasta julio, casi 7.000 más que en todo el año pasado, según el informe del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) del mes de septiembre.

Sigue leyendo

Internacional

Grandes corporaciones inician operaciones petroleras en Guyana lo que puede generar conflictos por el Esequibo

Publicado

on

Por

Schlumberger, Halliburton y Baker Hughes son parte de un número creciente de empresas que operan en la industria del petróleo y el gas de Guyana que están trasladando más operaciones de suministro desde Trinidad y Tobago y otros lugares al país sudamericano, a medida que aumenta la capacidad local para ejecutar proyectos.

ExxonMobil Guyana dijo en una actualización de actividades el jueves que todos sus principales contratistas internacionales tienen presencia en el nuevo país productor de petróleo y han estado «trasladando constantemente las actividades de Trinidad y Tobago y otros lugares del mundo a Guyana», según un reporte del portal World Energy Trade.

Por ejemplo, las tres principales empresas de servicios de perforación: Schlumberger, Halliburton y Baker Hughes, también han construido importantes instalaciones de apoyo en Guyana, dijo ExxonMobil.

«Creemos realmente que es el enfoque sostenible correcto, el más eficiente para el negocio y, por supuesto, en última instancia, es la respuesta correcta para el país y para que la gente del país sienta que forma parte de ese desarrollo y que, en última instancia, se beneficie del desarrollo de los recursos», dijo el presidente de ExxonMobil Guyana, Alistair Routledge.

Routledge visitó recientemente las instalaciones locales de Saipem y TechnipFMC donde se están ejecutando y planificando servicios clave, todo ello con la intención de utilizar mano de obra local.Halliburton confirmó que está en vías de prestar casi el 100% de los servicios locales en Guyana a finales de año.

El director general de Saipem Guyana Inc., Thuranthiran Nadarajah, dice que la empresa ha desarrollado y está aplicando un plan de contenido local como parte de sus contratos existentes con Exxon Mobil Guyana.

«El objetivo de Saipem es tener un crecimiento sostenible adecuado en Guyana. Hemos completado Liza 1, estamos en proceso de completar Liza 2 y estamos trabajando en Payara. En este proceso, también hemos desarrollado nuestras propias instalaciones de fabricación para poder traer a Guyana la tecnología de alta gama para la fabricación de saltos», dijo.

Recientemente trabajadores guyaneses ensamblaron enormes jumpers submarinos para el desarrollo de la fase 2 de Liza en las instalaciones de construcción offshore de Saipem, una tarea que antes se realizaba en Trinidad.

La mano de obra local se proporcionó a través de una empresa conjunta entre Guyana Oil and Gas Support Services (GOGSSI) y Trinidad Offshore Fabricators Company (TOFCO).

«Este es el comienzo de una gran industria de fabricación en Guyana», dijo Nadarajah. «Esto demuestra que Guyana puede construir su propia estructura para este campo con la orientación de Saipem».

Mientras tanto, Exxon trasladará casi todo el trabajo de suministro de Trinidad y Tobago a Guyana para 2022.

Con tres proyectos sancionados, Liza Fase 1, Liza Fase 2 y Payara, Exxon ve el potencial de hasta 10 FPSO para desarrollar la estimación actual de recursos de más de 9.000 millones de barriles de petróleo equivalente en el bloque Stabroek.

– Implicaciones geopolíticas –

Guyana mantiene una histórica disputa con Venezuela por el territorio Esequibo, cuya reclamación tiene amplio consenso político en Caracas; sin embargo, la entrada de grandes corporaciones petroleras, aunque no se diga expresamente, refuerza el poder geopolítico guyanés y le da armas para radicalizar su postura.

El gobierno de Guyana ha decidido abandonar la negociación directa con Venezuela y se atiene a una decisión pendiente de la Corte Internacional de Justicia, que se declaró competente para resolver la materia en 2020, pero cuya jurisdicción es desconocida por Venezuela.

Guyana, además, cuenta con el respaldo de la Caricom -la comunidad de estados caribeños- de Estados Unidos y Reino Unido.

Lo cierto es que la controversia territorial se mantuvo en el congelador hasta 2015 cuando Exxon Mobil anunció descubrimientos de reservas de crudo potencialmente explotables frente a las costas del país, lo que encendió las alarmas del gobierno antiestadounidense de Venezuela que reavivó la reclamación.

Aprovechando los problemas internacionales del gobierno de Nicolás Maduro, el presidente guyanés Mohamed Irfaan Ali denunció las «constantes amenazas» a la integridad territorial de su país ante la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Irfaan dijo ante la Asamblea General de la ONU que en el futuro su país «reiniciará las relaciones internacionales frenando la avaricia territorial y adoptando la cooperación pacífica».

«En este sentido, queremos llamar la atención sobre las continuas amenazas abiertas contra la integridad territorial y soberanía por parte de la República Bolivariana de Venezuela».

En ese contexto internacional, el mandatario guyanés denunció el acuerdo entre el gobierno y la oposición de Venezuela para defender la soberanía sobre el Esequibo. «Guyana no puede ser usada como un altar de sacrificios para lograr un acuerdo en las diferencias políticas internas de Venezuela».

El ejecutivo venezolano acusó de «mala fe» al presidente de Guyana y dijo en un comunicado que su discurso estaba lleno de «tergiversaciones».

«La línea argumentativa que esgrime Guyana, desde 2015, es directamente proporcional a la seducción e injerencia de la Exxon Mobil y otras transnacionales», advirtió el gobierno de Maduro.

Fuente: Banca y Negocios

Sigue leyendo

Trending