Conecta con nosotros

Internacional

España coloca pesticidas prohibidos en América Latina y África

Publicado

on

Europa vende a América Latina y África pesticidas que han sido prohibidos dentro de sus propias fronteras por el daño que causan en el medio ambiente y las enfermedades que pueden provocar en las personas. Una investigación de Greenpeace cuestiona la “doble moral” de esta práctica que tiene a Reino Unido a la cabeza y España entre los principales exportadores. La organización denuncia “presiones” del sector en los organismos reguladores de la Unión Europea. Por el contrario, los fabricantes defienden su “compromiso con la salud” y niegan las acusaciones.

En 2018, Europa vendió 81.615 toneladas de pesticidas prohibidos, de los cuales un 6% son de empresas españolas como Deuxal, Agroquímicos de Levante e Industrial Química Key, según datos de Greenpeace tras analizar más de 400 documentos de firmas europeas. Detrás de estas operaciones hay mucho dinero en juego: el sector genera en España más de 1.000 millones de euros al año. A nivel global, el mercado de los productos químicos para la agricultura está copado por unas pocas empresas gigantes como la de origen suizo Syngenta, comprada por el conglomerado asiático ChemChina en 2017 por 39.000 millones de euros.

“Es la primera vez que sale a la luz un estudio tan completo, donde se demuestra que los intereses económicos de algunas empresas europeas están por encima de la ética”, dice a Infobae el científico británico Doug Parr, miembro del equipo de Unearthed (la unidad de investigación de Greenpeace) que ha destapado la investigación en colaboración con la ONG suiza Public Eye.Una maquina esparce pesticidas sobre una plantación de soja en el Mato Grosso brasileño.

Greenpeace lleva varios años denunciando esta práctica por parte de la Unión Europea que consiste en “vender a países más pobres lo que no quieren para ellos mismos” aprovechando “lagunas legales”. Entre los receptores de estos pesticidas prohibidos están Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Perú, Ecuador, México, Costa Rica, Honduras y Cuba, además de otras naciones en vías de desarrollo de África y Asia.

“No es cierto que existan ‘lagunas legales’, todas nuestras actividades cumplen con la legislación de la Unión Europea y de cada uno de los países importadores”, responden desde CropLife, la organización internacional que defiende los intereses de los fabricantes de estos productos. Dicen que están adscritos al Convenio de Rótterdam (que desde 2004 vigila la exportación de químicos) y a las últimas directivas de la FAO, el órgano de Naciones Unidas para la agricultura.

El debate no es nuevo: desde que en este nuevo siglo las noticias relacionadas con los efectos nocivos de productos agroquímicos han saltado de las revistas especializadas a los medios generalistas la opinión pública trata de posicionarse entre las denuncias de las ONG medioambientales, por un lado, y los fabricantes y agricultores, por el otro.

Cáncer, Párkinson y abortos espontáneos

La tendencia es clara: en la Unión Europea las sustancias de este tipo que se consideran legales se han reducido en los últimos 25 años un 50%, hasta las 500 permitidas en la actualidad (y de las cuales una cuarta parte son consideradas de bajo riesgo, porque sustituyen los químicos con feromonas de insectos y extractos de plantas). Tanto es así, que la región se vanagloria de tener actualmente “las leyes sobre pesticidas más estrictas del mundo”.

Sin embargo, cada país puede aprobar excepciones para salvaguardar su sector agrario, y estas han aumentado con una proporción mucho mayor en los últimos años: de apenas 59 excepciones a las prohibiciones de utilizar ciertas sustancias en 2007, a casi 400 en 2018. En la práctica, eso permite saltarse las “estrictas” leyes europeas siempre que el país importador lo desee.Las empresas afirman que los pesticidas no son dañinos porque no estén autorizados en la UE y son “muy útiles” en otras partes del mundo con climas más extremos, golpeados por plagas y donde la agricultura es el motor de las economías nacionales.

“El problema es que la información relativa a estas ventas internacionales de pesticidas prohibidos, que debería ser pública, es muy difícil de conseguir”, lamentan desde Greenpeace. Para obtener los registros de 2018 debieron esperar a que les concedieran varios permisos y después limpiar miles de datos. “Las empresas no están obligados a publicar estas cifras, pero desde luego sería conveniente para los consumidores”, piensa el científico Doug Parr.

Entre los productos nocivos exportados desde Europa en 2018 están la cloropicrina que, según los expertos de Greenpeace es un “pesticida que se usaba como arma química durante la Primera Guerra Mundial”, o el oxadiargilo, una sustancia “extremadamente tóxica para la vida acuática con efectos a largo plazo y que puede crear problemas en los fetos y en el funcionamiento de los órganos humanos”.

Naciones Unidas reconoce en un informe reciente que es “difícil demostrar la existencia de un vínculo definitivo” entre la exposición a estos productos y el desarrollo de enfermedades o desequilibrios en la naturaleza. Desde Greenpeace están convencidos de que “estos pesticidas contienen químicos que pueden aumentar el riesgo de sufrir cáncer o Párkinson, problemas en la reproducción y en el crecimiento, además de ser tóxicos para los mamíferos y alterar a las poblaciones de insectos polinizadores, aves y peces”.

Ejemplos hay varios, algunos tan mediáticos como el de hace cinco años en Monte Maíz, un pueblo agrícola de la provincia argentina de Córdoba. Un estudio descubrió que la población había desarrollado cáncer y otras enfermedades (además de abortos espontáneos) con unas tasas de hasta tres veces mayores que la media en la región y a nivel nacional. La causa, según los médicos investigadores de la Universidad de Córdoba, fue el uso de glifosato para las plantaciones de soja, un cultivo clave para la economía de Argentina, que es el tercer productor mundial.

“Los pesticidas no son automáticamente ‘más dañinos’ o ‘menos necesarios’ porque no estén autorizados en Europa”, se defienden desde CropLife. Según su visión, algunos de estos productos prohibidos en la Unión Europea son “muy útiles” en otras partes del mundo con climas más extremos, golpeadas por plagas y donde la agricultura es el motor de las economías nacionales y principal fuente de empleo. Sin los pesticidas, las cosechas podrían correr peligro.

“Hace años se viene demostrando que estos productos no son imprescindibles, es posible sustituirlos por otras prácticas más saludables sin afectar a la producción”, asegura Doug Parr. En efecto, desde que en 2009 las leyes europeas dictaminan usar plaguicidas “sólo como última opción” se han ido introduciendo técnicas como la rotación de cultivos, la instalación de mallas contra insectos y el uso de recursos naturales que no contengan químicos.

La investigación que acaba de sacar a la luz Greenpeace, y a la que Infobae ha tenido acceso, aspira a retomar la corriente crítica que instauró un informe de Naciones Unidas en 2017 donde ya criticaba “el enorme poder del oligopolio de la industria química” en torno a tres grandes grupos millonarios: Bayer-Monsanto, Syngenta-ChemChina y Dow-Dupont que entonces controlaban más del 65% de las ventas mundiales de plaguicidas.

Además acusaba a las grandes empresas del sector de “organizar campañas de desprestigio” contra los científicos críticos con sus actividades. “No hemos recibido ninguna amenaza directa pero es evidente que hay un lobby muy poderoso detrás que no quiere que estas investigaciones salgan a la luz”, dice Doug Parr desde Greenpeace.

El informe de la ONU de 2017 alertaba de una práctica que, según su información, permitía a estas empresas “infiltrarse en los organismos federales de regulación” a través de “puertas giratorias” y operar así con total libertad sin llamar la atención. La respuesta de CropLife en defensa de los fabricantes fue tajante, tildando esas informaciones de “infundadas” y “sensacionalistas”.“No hay excusas: estas prácticas tan hipócritas tienen que terminar”, reclaman desde Greenpeace

Tras la publicación del nuevo informe de Greenpeace, hace unos días CropLife contestaba a través de un comunicado público. “Damos la bienvenida al debate informado y constructivo sobre nuestro papel en el uso de pesticidas para la producción sostenida de alimentos. Nuestras compañías invierten en investigación y desarrollo de productos mejores y más seguros que garanticen las cosechas de los agricultores. Podemos esforzarnos más y siempre lo haremos”.

Desde organismos internacionales como FAO reconocen que es inviable eliminar a corto plazo el uso de estos productos químicos en regiones como América Latina, África y Asia, pues son “el medio más barato y sencillo para proteger sus cultivos”.

En España la patronal AEPLA insiste en su compromiso con “la protección de las personas y el medio ambiente” y su apoyo al Pacto Verde de la Unión Europea con una inversión de más de 14.000 millones de euros para desarrollar productos “más sostenibles” con la meta puesta en 2030. El sector se esfuerza por cambiar el relato y frente a las acusaciones de que sus productos son “venenosos” hablan de “fitosanitarios” y consideran que fabrican “medicinas para las plantas”.

Para Greenpeace todas estas medidas son “más publicitarias que otra cosa”, y en cualquier caso “insuficientes”. “El gobierno español podría seguir el ejemplo de su vecina Francia, que ha anunciado que cancelará por completo la exportación de estos productos químicos nocivos entre 2022 y 2025”, dice el científico Doug Parr.

Desde su ONG anuncian que han contactado con la ministra española para la transición ecológica, Teresa Ribera, y esta les ha asegurado que las exportaciones de España en 2018 (el año de su estudio) son “significativamente más bajas” de las que ellos tienen registradas y ha citado “cláusulas de confidencialidad” para no dar más detalles sobre determinadas empresas o productos.

“No hay excusas: estas prácticas tan hipócritas tienen que terminar desde la Unión Europea, aunque sólo sea para proteger a sus propios consumidores”, concluye Doug Parr. Se refiere a que muchos de los alimentos que llegan a Europa han sido producidos en países a los que venden los pesticidas prohibidos y, por lo tanto, podrían estar contaminados. Al fin, solicita que “un fondo de ayuda pagado por las empresas fabricantes y los países que las acogen” sirva para financiar una agricultura más sostenible y paliar el daño que causan en las regiones más pobres. /Con información de Infobae

Colombia

Colombia aplicará tercera dosis de vacuna anticovid a mayores de 70 años

Publicado

on

Por

Las personas que deseen recibir la inyección adicional deberán hacerlo por lo menos seis meses después de la aplicación de la segunda dosis, detalló el Ministerio de Salud. La medida regirá desde el 1 de octubre.

Colombia ofrecerá una tercera dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19 a mayores de 70 años, anunció el pasado jueves el Ministerio de Salud. Se aprueba “la aplicación de una tercera dosis o dosis de refuerzo para la población colombiana de 70 años en adelante”, dijo el jefe de esa cartera, Fernando Ruiz, en un video divulgado en Twitter.

Aquellos que deseen recibir la inyección adicional deberán hacerlo por lo menos seis meses después de la aplicación de la segunda dosis, detalló Ruiz. La medida regirá desde el 1 de octubre.

Colombia ha aplicado unas 37,8 millones de dosis de Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Janssen y Sinovac. Casi 16 millones de personas tienen el esquema completo de vacunación recomendado por los laboratorios.

El ministro Ruiz aconsejó aplicar “el mismo biológico” utilizado en las dos dosis previas o las vacunas de Pfizer o Moderna, que son de tipo ARN mensajero.

En agosto, el Ministerio de Salud ya había ofrecido una dosis adicional a las personas con inmunodepresión, que son más vulnerables ante el virus.

Colombia registra unos 125.000 muertos por la enfermedad y más de 4,9 millones de contagios.

El país de 50 millones de habitantes superó la fase más crítica de la pandemia y desde mediados de julio reporta un descenso progresivo en decesos e infecciones. El mortal tercer pico fue detonado por la variante “mu”, según autoridades.

La cartera de Salud ha reconocido que la vacunación masiva, que empezó en febrero, ha sido el principal motivo de la reducción en las cifras. En el país se pueden vacunar todos los mayores de 12 años.

Otro países como España, Uruguay o el Reino Unido ya han empezado a administrar una tercera dosis a las categorías de población más vulnerables.

Con 2.259 muertes por millón de habitantes, Colombia es el cuarto país más afectado por la COVID-19 de Latinoamérica, por detrás de Perú, Brasil y Argentina.

Sigue leyendo

Internacional

La matanza de casi 1.500 delfines provoca indignación por la caza tradicional en las Islas Feroe

Publicado

on

Por

La matanza de casi 1.500 delfines en las remotas Islas Feroe ha reavivado un debate sobre una tradición centenaria que los ambientalistas condenan como cruel.

La manada de delfines de lados blancos fue conducida el domingo por cazadores en lanchas rápidas y en patinetes acuáticos hasta el fiordo más grande del territorio del Atlántico Norte, donde fueron acorralados en aguas poco profundas y asesinados.

Muchos lugareños defienden la caza como una importante costumbre tradicional, con carne y grasa compartida por la comunidad local en el territorio danés semiindependiente, que se encuentra a medio camino entre Escocia e Islandia.

Pero el tamaño de la caza de este año, que según los conservacionistas es la más grande en la historia de las Islas Feroe, y posiblemente la mayor caza de un día en todo el mundo, puede ser demasiado para alimentar a la población del archipiélago rocoso de alrededor de 50.000 personas.

“Normalmente la carne de un grindadrap se comparte entre los participantes y el resto entre los lugareños en el distrito donde se llevó a cabo la caza”, el grupo de conservación de Sea Shepherd, que ha estado haciendo campaña para detener la caza tradicional de las Islas Feroe “Grind” desde el 1980, dijo . “Sin embargo, hay más carne de delfín de esta cacería de la que nadie quiere tomar, por lo que los delfines se ofrecen a otros distritos con la esperanza de no tener que tirarlos”.

Los delfines formaban parte de un viaje tradicional de mamíferos marinos de cuatro siglos hacia aguas poco profundas, donde son asesinados por su carne y grasa. (Sea Shepherd / AP)

El presidente de la Asociación de Balleneros de las Islas Feroe, Olavur Sjurdarberg, le dijo a la BBC que los cazadores subestimaron el tamaño de la manada y solo se dieron cuenta de su error cuando comenzaron a matar a los delfines.Anuncio publicitario

“Fue un gran error”, dijo Sjurdarberg, que no participó en la caza. “Cuando se encontró la manada, estimaron que solo había 200 delfines”. Dijo que la mayoría de la gente estaba “en estado de shock por lo que pasó”.

Muchos habitantes de las Islas Feroe consideran que la carne de ballena y delfín es una parte importante de su cultura alimentaria y su historia, que se remonta a cuando se establecieron por primera vez en las islas remotas, aunque incluso a quienes defienden la práctica les preocupa que el tamaño de la caza de este año llame la atención no deseada.

Matar delfines de lados blancos es “legal, pero no es popular”, dijo a la BBC Sjurdur Skaale, un legislador danés de las Islas Feroe. Visitó la playa donde ocurrieron los asesinatos para hablar con los lugareños el lunes. “La gente estaba furiosa”, dijo.Más de 1.400 delfines muertos en las Islas FeroeLa tradición de la caza de delfines en las Islas Feroe ha sido objeto de escrutinio después de que más de 1.400 delfines murieran el 12 de septiembre (Reuters).

Sea Shepherd dijo que la cantidad de delfines muertos el domingo se acerca a la cuota del gobierno japonés para los seis meses de captura y matanza en Taiji en Japón , que se disparó a la infamia mundial en 2009 con el documental ganador del Oscar “The Cove”, y significativamente supera el número de muertos allí en los últimos años. Japón es otra nación ampliamente criticada por los ambientalistas por sus muertes de ballenas.Anuncio publicitario

La caza de las Islas Feroe atrajo la atención internacional por el documental “Seaspiracy” en Netflix este año.

“Teniendo en cuenta los tiempos en que nos encontramos, con una pandemia global y el mundo paralizado, es absolutamente espantoso ver un ataque a la naturaleza de esta escala en las Islas Feroe”, dijo Alex Cornelissen, director ejecutivo de Sea Shepherd, que campañas contra la caza de ballenas a nivel mundial. “Si algo hemos aprendido de esta pandemia, es que tenemos que vivir en armonía con la naturaleza en lugar de acabar con ella”.

Sigue leyendo

Latinoamerica

Atacan con drones una cárcel en Ecuador

Publicado

on

Por

Una prisión de la provincia costera de Guayas, en Ecuador, fue atacada con drones desde el exterior, que provocaron tres explosiones y afectaron al techo del centro, informaron este lunes las autoridades penitenciarias del país.

En un comunicado, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores del Ecuador (SNAI), precisó que el ataque, “estaría dirigido a los cabecillas de las bandas” y calificó de “grave” la situación que se vive en las cárceles al asegurar: “Estamos en medio de una guerra entre carteles internacionales”.

El suceso se produjo de madrugada y, tras las explosiones, varios agentes de la Policía ecuatoriana ingresaron en la prisión para salvaguardar su seguridad.

El jefe de la Unidad de Contingencia Penitenciaria, Santiago Jácome, informó de que unidades tácticas incursionaron en la cárcel para mantener el control después de los ataques con aparatos no tripulados.

El uniformado confirmó que sobre las 3:30 de la madrugada, hora local, se escuchó el sobrevuelo de un dron sobre la cárcel de Guayas, lo que alertó al dispositivo de seguridad perimetral del centro penitenciario que activó los protocolos correspondientes.

“Según versiones de vecinos y de propietarios de los inmuebles colindantes, se han escuchado dos detonaciones”, aclaró el funcionario.

Personal técnico de Criminalística ha llevado a cabo pesquisas en la prisión y sus inmediaciones para dar con indicios, artefactos o vestigios que puedan evidenciar la actividad de los aparatos sin piloto.

El Gobierno de Ecuador anunció el mes pasado que destinará 75 millones de dólares en los próximos cuatro años para atajar la crisis de su sistema penitenciario.

El caso más elocuente de la grave situación se dio en febrero cuando dos bandas protagonizaron un enfrentamiento en cuatro centros penitenciarios que acabó en la muerte de casi 80 reclusos, aunque los casos son constantes y en julio murieron otra veintena en un caso similar.

Las autoridades atribuyen los enfrentamientos a las disputas entre bandas y al crimen organizado, que deja más de medio millar de asesinatos sólo en la provincia de Guayas.

Fuente: The Epoch Times

Sigue leyendo

Trending