Conecta con nosotros

Salud

Los brotes de COVID-19 en las cárceles empeoran la pandemia para todos

Publicado

on

Los brotes de COVID-19 en las cárceles empeoran la pandemia para todos
  • Los investigadores han descubierto que la tasa de mortalidad por COVID-19 en las cárceles es tres veces mayor que el promedio.
  • Hacinamiento, malas condiciones sanitarias y altas tasas de enfermedades crónicas entre encarcelados las personas dificultan el control de la propagación de enfermedades infecciosas en cárceles y prisiones.
  • Las medidas de seguridad diseñadas para mantener a las personas en las cárceles y prisiones no evitan que los virus u otros agentes patógenos infecciosos entren y salgan de esas instalaciones.

Las cárceles y las cárceles están demostrando ser puntos calientes virales en el COVID-19 pandemia y brotes ponen en riesgo la vida de personas encarceladas y otros miembros de la comunidad.

Para el 21 de julio, al menos 70,717 personas en las cárceles de los Estados Unidos había dado positivo por el nuevo coronavirus, informa el Proyecto Marshall .

Los expertos en salud pública advierten que la propagación del nuevo coronavirus en esas instalaciones está poniendo en peligro a las personas encarceladas, al personal correccional y al público en general.

“Cualquier estrategia nacional para erradicar COVID-19 debe centrarse agresivamente en la reducción de brotes dentro de las cárceles” Brendan Saloner , PhD, profesor asociado de política y gestión de la salud en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, dijo a Healthline.

“COVID-19 entró en las cárceles en primer lugar a través del mundo exterior, como el personal o los visitantes, y nunca se quedará dentro de las cárceles”, dijo.

En una carta publicada este mes en JAMA, Saloner y sus colegas informaron que la tasa de casos de COVID-19 es 5.5 veces mayor en las prisiones estatales y federales que en la población general.

W Cuando hicieron ajustes por edad y sexo, los autores de la carta encontraron que la tasa de mortalidad por COVID-19 en las cárceles es tres veces mayor que el promedio.

La verdadera tasa de casos puede ser aún mayor, ya que las pruebas para el nuevo coronavirus han sido desiguales en todas las instalaciones. En prisiones seleccionadas que realizaron campañas de pruebas masivas esta primavera, las tasas de infección excedieron 65 por ciento en algunos sitios.

El nuevo coronavirus también se ha abierto camino a través de las cárceles locales, donde muchas personas esperan juicio o cumplen sentencias cortas. – a menudo por delitos menores o delitos no violentos.

La semana pasada, Mercury News informó que al menos 40 personas encarceladas habían dado positivo por SARS-CoV-2 en un período de aproximadamente 24 horas en la cárcel de Santa Rita en el condado de Alameda, California.

La mayoría de esas personas eran trabajadores de los servicios de cocina o lavandería de la cárcel, que trabajan junto a otros reclusos y un proveedor externo que ayuda a preparar la comida.

Las medidas de seguridad diseñadas para mantener a las personas en las cárceles y prisiones no No mantenga virus u otro virus infeccioso. ns de viajar dentro y fuera de esas instalaciones.

Miembros del personal, visitantes y personas encarceladas que contraen SARS-CoV-2 dentro de las instalaciones correccionales pueden transmitir el nuevo coronavirus a otras personas después de que se vayan.

En un estudio informado el mes pasado en Asuntos de salud , los investigadores descubrieron que el ciclismo de personas dentro y fuera de la cárcel del condado de Cook en Chicago , Illinois, puede estar contribuyendo significativamente a la propagación de COVID-19 en las comunidades circundantes.

“Las personas están siendo arrestadas, en un ciclo alto – Riesgo de espacios infecciosos en la cárcel donde están expuestos al virus, y luego regresaron a sus vecindarios donde infectaron a sus familias y a otros sin darse cuenta “ Eric Reinhart , MA, autor principal del estudio y candidato a doctor y doctorado en la Facultad de medicina Pritzker de la Universidad de Chicago en Illinois y el departamento de antropología una t La Universidad de Harvard en Boston, Massachusetts, le dijo a Healthline.

“De hecho, descubrimos que el ciclismo en la cárcel es mucho más significativo que la raza, pobreza, uso del transporte público y densidad de población como predictor de casos de COVID-19 “, agregó.

Cuando Reinhart y su coautor controlados por otros factores, descubrieron que el arresto, el registro y la liberación de personas de la cárcel estaban vinculados de forma independiente a casi 1 en 6 casos de COVID-19 en Chicago y el estado más amplio de Illinois.

La rápida propagación de COVID-19 a través de cárceles y prisiones no es una sorpresa para Sharon Dolovich , PhD, JD, profesor de derecho y director de la Ley UCLA COVID-19 Proyecto de datos tras las rejas en la Universidad de California en Los Ángeles.

El hacinamiento, las malas condiciones sanitarias y las altas tasas de enfermedades crónicas entre las personas encarceladas dificultan el control de la propagación de enfermedades infecciosas en las cárceles y las cárceles.

“Los defensores de los derechos de los prisioneros han estado diciendo que estamos a solo una pandemia de una catástrofe médica en las cárceles, y aquí estamos”, dijo Dolovich a Healthline.

Incluso en tiempos normales, dijo que la cantidad de espacio asignado a las personas bajo custodia es inadecuada para satisfacer sus necesidades de salud física y psicológica. .

En el contexto de COVID-19, los espacios reducidos y el hacinamiento hacen que sea imposible para las personas encarceladas mantener una distancia física o social adecuada de uno otro.

Las personas encarceladas también tienen acceso limitado a mascarillas y otros equipos de protección. Incluso suministros sanitarios básicos como productos de limpieza puede ser difícil de encontrar, especialmente para aquellos que no pueden permitirse comprarlos en el economato o en el mercado negro.

” No puedes distanciarte socialmente, no puedes mantener tus manos limpias, no puedes mantener tu entorno desinfectado “, dijo Dolovich,” y tienes suerte si obtienes una máscara que tienes que usar todos los días sin poder para limpiarlo. ”

Si las personas encarceladas contraen el nuevo coronavirus, muchos de ellos tienen condiciones de salud crónicas que aumentan su riesgo de desarrollar una infección grave y morir por COVID-19.

Por ejemplo, un informe del gobierno publicado en 2016 encontró que los prisioneros eran 1.5 veces más probabilidades que el promedio de informar antecedentes de hipertensión arterial, diabetes, o r asma.

“La prisión es dura para ti de todos modos, y luego la atención médica es tan inadecuada que no estás recibiendo prevención atención y mucha gente tiene condiciones crónicas “, dijo Dolovich.

” Así que hay muchas comorbilidades entre las personas en las cárceles que usted no necesariamente se vería en la población de la misma edad afuera ”, agregó.

Para reducir la propagación de COVID -19 en las cárceles y prisiones, los expertos y defensores de la salud pública están pidiendo un mayor acceso a pruebas, atención médica, máscaras faciales y suministros sanitarios.

Muchos expertos y defensores también están pidiendo reformas fundamentales en la forma en que las personas en este país son vigiladas y encarceladas.

” administrar COVID-19 en los Estados Unidos, es vital que abordemos las formas en que el uso excesivo de arresto y encarcelamiento de los Estados Unidos, que supera con creces En cualquier otro país del mundo, causa estragos en la salud pública “, dijo Reinhart.

” Necesitamos implementar cambios de inmediato para detener arrestos innecesarios y la práctica peligrosa de encarcelar a personas sin ninguna justificación legítima de seguridad pública “, agregó.

Liberar a una proporción de personas que están Ya entre rejas es otra estrategia esencial para permitir que las personas que permanecen bajo custodia se alejen físicamente entre sí, dijo Dolovich.

Muchas personas en la custodia está cumpliendo condena por delitos no violentos o no graves, y su liberación “no representaría una amenaza apreciable para la seguridad pública”, continuó.

ellos en la cárcel o prisión los expone a ellos y a otros miembros de la comunidad a un mayor riesgo de infección, complicaciones y muerte por COVID-19, agregó.

Sigue leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salud

Para una vida saludable estas son las 5 frutas tropicales que salvan vidas

Publicado

on

Por

¿Quieres cuidar tu salud? Entonces debes conocer cuáles son las frutas tropicales más saludables y que deberías tener en casa.

El comienzo de un nuevo año siempre es un buen momento para marcarse propósitos y llevar un estilo de vida más saludable. Recién iniciado el 2020, merece la pena conocer cuáles son las frutas tropicales más saludables. Frutas con un alto valor nutricional, que aportan grandes beneficios a la salud tanto física como mental.

¿Cuáles son las frutas tropicales más saludables?

Estas frutas tropicales destacan por sus sabores intensos y exóticos. No obstante, también esconden grandes propiedades para mejorar nuestra salud.

Coco

El coco lo tiene todo, de forma que es uno de los alimentos más recomendados por los nutricionistas. Además de su alto contenido en agua, es rico en oligoelementos, minerales y vitaminas E y K. Un gran estimulante del sistema inmune, que cuida el organismo.

Aguacate

las frutas tropicales más saludables

El aguacate es considerado por muchos como un súper-alimento. Contiene vitaminas, magnesio y potasio. Una fruta imprescindible en cualquier dieta saludable y equilibrada, que aporta los nutrientes necesarios para el adecuado funcionamiento del organismo.

Mango

las frutas tropicales más saludables

Uno de los beneficios más conocidos del mango es su poder para reducir los niveles de colesterol en sangre, minimizando así el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Una fuente muy rica en vitamina C, protegiendo el organismo de virus como el de la gripe. Y ahí no acaba todo, porque también tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Lechosa

las frutas tropicales más saludables

La papaya o lechosa es una de las frutas tropicales más consumidas de todo el mundo, y también una de las mejores. Tiene un alto contenido en papaína, de modo que facilita la digestión. Además, apenas aporta 26 kilocalorías por cada 100 gramos, así que es una gran opción en dietas para bajar de peso.

Maracuyá

las frutas tropicales más saludables

Y, por último, la maracuyá o parchita, una de las frutas tropicales más saludables y valoradas de todo el mundo. Más conocida como la fruta de la pasión, es antioxidante. Además, tiene propiedades relajantes.

Sigue leyendo

Salud

Como controlar la presión arterial alta: sin medicamentos aqui le dejamos diez formas de controlarla.

Publicado

on

Por

La presión arterial es una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre al cuerpo, se hace con la ayuda deun brazalete inflable alrededor del brazo y se mide la presión arterial con un tensiómetro.

De acuerdo con Mayo Clinic, los números de presión sistólica y diastólica son igual de importantes. Sin embargo, cuando las personas pasan los 50 años, la primer es más importante. “La hipertensión sistólica aislada es un trastorno en el que la presión diastólica es normal (menor de 80 mm Hg), pero la sistólica es alta (mayor de o igual a 130 mm Hg). Este es un tipo frecuente de presión arterial alta entre personas mayores de 65 años”, señala la entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

El médico suele recetar medicamentos a los pacientes diagnosticados con presión arterial alta –hipertensión– para controlar y reducir las cifras. Sumado a lo anterior, los expertos afirman que el estilo de vida juega un papel importante en el manejo de esta patología, pues una vida saludable puede prevenir, retrasar o reducir la necesidad de medicación. En ese sentido, Mayo Clinic destaca 10 cambios en el estilo de vida que pueden reducir la presión arterial y mantenerla baja, enumerados a continuación:

1. Bajar de peso

Por lo general, la presión arterial suele aumentar conforme aumenta el peso; además, el sobrepeso puede causar problemas de respiración, aumentando a la vez la presión arterial. Mayo Clinic destaca que “la pérdida de peso es uno de los cambios de estilo de vida más eficaces para controlar la presión arterial”; así sea una pequeña cantidad de peso puede ayudar. Estima que, en general, las personas pueden reducir su presión arterial en aproximadamente 1 milímetro de mercurio (mm Hg) por cada kilogramo (aproximadamente 2.2 libras) de peso que pierden.

2. Actividad física

La entidad sin ánimo de lucro recomienda realizar 150 minutos a la semana o cerca de 30 minutos la mayoría de los días de actividad física, lo que puede ayudar a reducir la presión arterial entre 5 y 8 mm Hg, si se tiene presión arterial alta. La constancia es un factor clave pues, si se deja de hacer ejercicio, la presión alta puede volver a subir.

No es necesario llevar a cabo actividades física de alta complejidad; caminar, trotar, montar en bicicleta, nadar o bailar pueden ser opciones. El entrenamiento de fuerza puede ser realizado, pero se recomienda consultar con un médico previo a su desarrollo.

3. Dieta saludable

“Consumir una dieta rica en cereales integrales, frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa, así como escatimar en grasas saturadas y colesterol, puede reducir la presión arterial hasta en 11 mm Hg si se tiene presión arterial alta. Este plan de alimentación se conoce como la dieta DASH (enfoques dietéticos para detener la hipertensión)”, señala Mayo Clinic.

Entre los consejos que destaca la entidad sin ánimo de lucro para cambiar los hábitos alimenticios están:

  • Llevar un diario de alimentos: Las personas pueden anotar lo que comen; incluso una sola semana puede arrojar una luz sobre sus verdaderos hábitos alimenticios. Es prudente que controlen lo que comen, cuánto, cuándo y por qué.
  • Considerar aumentar el potasio: El potasio puede disminuir los efectos del sodio sobre la presión arterial. La mejor fuente de potasio son los alimentos, como frutas y verduras, en lugar de suplementos. Se debe consultar con el médico de cabecera sobre el nivel de potasio más adecuado para la persona.
  • Ser un comprador inteligente: Es importante leer las etiquetas de los alimentos cuando se compren y seguir el plan de alimentación saludable cuando se salga a cenar también.

4. Reducir el sodio

Una pequeña reducción del sodio en la dieta diaria puede mejorar la salud del corazón y reducir la presión arterial en aproximadamente 5 a 6 mm Hg, si la persona tiene presión arterial alta. Si bien el efecto del consumo de sodio varía según los grupos de personas, por lo general se debe limitar el sodio a 2.300 miligramos (mg) al día o menos. Una ingesta más baja de sodio (1.500 mg al día o menos) es ideal para la mayoría de los adultos, destaca Mayo Clinic.

5. Beber alcohol

“El alcohol puede ser tanto bueno como malo para su salud. Al beber alcohol solo con moderación, generalmente una bebida al día para las mujeres o dos al día para los hombres, puede reducir potencialmente su presión arterial en aproximadamente 4 mm Hg”, señala la entidad sin ánimo de lucro. Explica que una bebida equivale a 12 onzas de cerveza, cinco onzas de vino o 1.5 onzas de licor de 80 grados.

Pese a los beneficios ya mencionados del alcohol, si se bebe en exceso se pierde su efecto protector. Al beber más de la cantidad moderada de alcohol se puede elevar la presión arterial, además de reducir los efectos de los medicamentos para esta afección.

6. Dejar de fumar

Mayo Clinic explica que cada cigarrillo que se fuma aumenta la presión arterial durante varios minutos después de haberlo terminado, por lo que dejar de fumar ayuda a que la presión arterial vuelva a la normalidad.

7. Consumo de cafeína

La cafeína y el papel que desempeña en la presión arterial sigue siendo objeto de debate y es ambivalente. Mientras que la cafeína puede elevar la presión arterial hasta 10 mm Hg en las personas que rara vez la consumen, sus efectos en la presión arterial pueden ser bajos o nulos en los casos de las personas que ingieren café con regularidad.

“Para ver si la cafeína aumenta su presión arterial, controle su presión dentro de los 30 minutos de haber tomado una bebida con cafeína. Si su presión arterial aumenta de 5 a 10 mm Hg , puede ser sensible a los efectos de la cafeína que aumentan la presión arterial”, destaca la entidad.

8. Estrés

El estrés crónico puede contribuir a la hipertensión arterial, aunque todavía hace falta investigación en torno a esta teoría. La entidad señala que el estrés ocasional puede contribuir a la hipertensión arterial si SE reacciona al estrés comiendo alimentos poco saludables, bebiendo alcohol o fumando.

9. Monitoreo constante

El monitoreo de los niveles de la presión arterial en el hogar pueden ayudar a controlarla, además de dar luces sobre si los cambios en el estilo de vida están funcionando.

10. Visitar al médico

La presión arterial alta es una afección que debe ser controlada, siempre bajo la supervisión de un experto en el campo de la salud. En razón a lo anterior, las visitas al médico son de vital importancia, se debe informar al galeno sobre los cambios que la persona esté teniendo en su estilo de vida o con los medicamentos para una mejor orientación.

Sigue leyendo

Salud

Pfizer la vacuna para niños de 5 a 11 años genera una respuesta sólida de anticuerpos

Publicado

on

Por

La Academia Estadounidense de Pediatría reveló que los casos de COVID en niños se incrementaron un 40% entre los primeros días de julio y los primeros días de septiembre, por lo que la expectativa de una vacuna pediátrica también va en aumento. La vacuna de Pfizer para niños de 5 a 11 años genera una respuesta “sólida” de anticuerpos, informó la farmacéutica al revelar los resultados de sus ensayos clínicos de fase 2/3.

Los resultados de la compañía señalan “un perfil de seguridad favorable y respuestas sólidas de anticuerpos neutralizantes en niños de 5 a 11 años que utilizan un régimen de dos dosis de 10 microgramos administrados con 21 días de diferencia, una dosis menor que la dosis de 30 microgramos utilizada para personas de 12 años o más”.

La dosis de 10 microgramos fue seleccionada “cuidadosamente como la dosis preferida por seguridad, tolerabilidad e inmunogenicidad en niños de 5 a 11 años”, se lee en un comunicado conjunto de Pfizer y BioNTech que próximamente buscarán la autorización de su fármaco pediátrico ante la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos.https://f48d262b54cd6a1dd7de67dd8ece75ef.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

“Desde julio, los casos pediátricos de COVID-19 han aumentado en aproximadamente un 240% en los EE.UU., lo que subraya la necesidad de vacunación para la salud pública” en este sector de la población, dice el informe.

Pfizer asegura que 2,268 niños de entre 6 meses y 11 años de edad participaron en este estudio de fase 2/3 y recibieron un nivel de dosis de 10 microgramos en un régimen de dos aplicaciones. En promedio, generaron un nivel de anticuerpos neutralizantes contra SARS-CoV-2 de 1,197.6, con un intervalo de confianza del 95%, “lo que demuestra una fuerte respuesta inmunitaria en esta cohorte de niños un mes después de la segunda dosis”, afirma.

Estos datos son comparables con nivel de anticuerpos neutralizantes de 1,146.5 (intervalo de confianza de 95%) de los participantes de 16 a 25 años de edad a quienes se les administró un régimen de dos dosis de 30 microgramos. “Además, la vacuna COVID-19 fue bien tolerada, con efectos secundarios generalmente comparables a los observados en participantes de 16 a 25 años”, informó la farmacéutica.

“Nos complace poder enviar datos a las autoridades reguladoras para este grupo de niños en edad escolar antes del inicio de la temporada de invierno“, afirmó el doctor Ugur Sahin, director ejecutivo y cofundador de BioNTech, en el comunicado.

Sigue leyendo

Trending